La escuela Entença continuará un año más en el interior de la escuela Industrial, en Viladomat 244, donde se encuentra ahora provisionalmente. Finalmente, el Consorcio de Educación de Barcelona y el Ayuntamiento han desestimado trasladar el centro educativo a los jardines de Marcos Redondo, en la confluencia de las calles de Comte de Borrell, Buenos Aires y la avenida de Sarrià, el próximo septiembre como estaba previsto.

Las administraciones públicas alegan motivos jurídicos y técnicos para paralizar el cambio. Los vecinos de la zona se han manifestado en contra de que la escuela se construya en este espacio. Algunios vecinos del entorno desconfían de que la noticia sea verdad.

La noticia ha sido comunicada este lunes a las familias, que se sienten engañadas de nuevo por el Ayuntamiento y el Consorcio. Fuentes municipales han explicado que han surgido problemas con las canalizaciones subterráneas, que se tenían que trasladar para construir en los jardines los módulos para albergar la escuela. De hecho, hace unos días se iniciaron los trabajos, que ahora se paralizan. Y se hizo de manera tan chapucera que se reventaron unas tuberías y se produjo la salida de agua a chorro limpio. El Ayuntamiento también dice que el aplazamiento se debe a la "consolidación de la seguridad jurídica", apunta el argumentario municipal, algo que no queda nada claro que significa.

ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS

La intención de las administraciones es trasladar la escuela en septiembre de 2020 a la espera de que se construya el centro definitivo, que el Ayuntamiento quiere ubicar entre las calles de Provença con Casanova, en un solar del Hospital Clínic. Sin embargo, fuentes municipales recuerdan que la Generalitat de Catalunya y la Diputación de Barcelona "tienen que tomar decisiones" para aclarar el futuro de este terreno. Las familias llevan tiempo reclamando un cambio de ubicación porque el colegio, de infantil y primaria, está en el área de influencia de las ondas electromagnéticas de una subestación eléctrica, situada dentro del propio recinto de la escuela industrial. Las familias manifestaron el pasado noviembre a Metrópoli Abierta que nadie les había garantizado que las ondas no tengan consecuencias nocivas en la salud de las personas

El Ayuntamiento asegura que tomará las medidas necesarias para acondicionar lo mejor posible el actual espacio del recinto de la escuela industrial. Las actuaciones que se llevarán a cabo irán encaminadas a proteger la salud de los niños y los educadores, a la construcción de nuevos módulos y a introducir mejoras en el patio. El Ayuntamiento ha anunciado que establecerá un calendario de reuniones para ir concretando los trabajos y el proyecto de la escuela provisional, para la que el consistorio tendrá en cuenta todas las alternativas existentes sin descartar los jardines de Marcos Redondo