“Nos hemos dado cuenta de que los productos eran falsos gracias a las quejas de otras usuarias y de influencers, que lo han criticado a través de sus redes sociales”. Así de contundentes son algunos de los comentarios de clientas de 21 Buttons, la compañía barcelonesa que triunfó por lanzar una aplicación para compartir imágenes de moda y enlazar con la tienda online de las marcas.

Desde hace varias semanas la startup ha optado por expandir su idea de negocio y dar la posibilidad a sus clientes de recibir cajas personalizadas por sus influencers favoritas. Estas, que incluyen los productos escogidos personalmente por cada una de las expertas en redes sociales, funcionaban correctamente, pero este mes el resultado ha sido nefasto.

LLUVIA DE CRÍTICAS

Una lluvia de críticas ha inundado el perfil de Instagram de la plataforma creada por Marc Soler y Jaime Farrés, que en un inició contestó a las quejas, pero al multiplicarse decidió guardar silencio. Ellas, visiblemente enfadadas, atienden a Metrópoli Abierta para explicar el “fraude” y la “estafa” que han sufrido. 21 Buttons, por su parte, no ha atendido a los diversos requerimientos informativos de este medio.

“Solo me ha ocurrido con las botas, pero porque me he dado cuenta”, argumenta una compradora de 21 Buttons. La usuaria, indignada con la marca barcelonesa porque pidió unos zapatos militares y le han llegado unos de color negro, afirma que “no sabemos si nos la han colado con algún otro producto” y asegura que en la caja anterior –que recibió a finales del año pasado– había un bolso que “dicen que lo venden en AliExpress por tres euros”.

"ESTAS BOTAS NO SON LAS QUE YO HE ELEGIDO"

Otra usuaria de la plataforma asegura que recibió unas botas "que no eran las que promocionaba Laura Escanes", una de las influencers que dio a conocer las cajas de la compañía a través de sus redes sociales. La clienta, indignada con el recibo, ha querido compartir el calzado como muestra de enfado.

En este sentido, la consumidora escribe que se puso en contacto con 21 Buttons y que le contestaron "al momento" a través de Instagram. Fue entonces cuando la joven, con un brote de esperanza, confiaba en recuperar el dinero o el calzado adquirido. Tras más de 30 horas del mensaje, sigue sin respuesta de la startup de Barcelona. 

Botas recibidas por parte de una clienta de 21 Buttons / CEDIDA
Botas recibidas por parte de una clienta de 21 Buttons / CEDIDA

"ME FALTA LA GARGANTILLA"

Una tercera usuaria se ha puesto en contacto con este medio para denunciar el "fraude" de la empresa de Marc Soler y Jaime Farrés. La consumidora afirma que se suscribió a la caja de una influencer para recibir una sudadera de la marca Gala Pack, una gargantilla de Customima con su inicial, un pintalabios de Jorge de la Garza y una diadema de Lito&Lola.

La clienta explica que faltaba la joya y que se puso en contacto con Escanes para pedirle explicaciones. La mamá primeriza, sorprendida ante el mensaje, le dijo que se pusiera en contacto con la compañía y que ella también lo haría. 

Unos días más tarde, la consumidora recibió un correo de 21 Buttons donde le indicaban que "si les quedaba stock le enviarían la gargantilla" y una semana más tarde, oídos sordos por parte de la firma dedicada a la moda. El miércoles pasado, erre que erre con los correos, desde la plataforma le aseguraron que "le devolverían el dinero en unos 10 días". Sigue esperando. 

Caja de 21 Buttons Looks by Laura Escanes
Caja de 21 Buttons Looks by Laura Escanes

SUSCRIPCIÓN CANCELADA

Finalmente, el lunes pasado varias de las clientas recibieron un "correo de cancelación". En el mail, la marca indicaba: "Lamentamos tener que comunicarte que la colaboración entre 21 Buttons Looks y Laura Escanes ha finalizado. Esperamos que hayas podido disfrutar de todo lo que has recibido a lo largo de estos meses. Durante las siguientes 24-48 horas procederemos a cancelar tu suscripción y devolverte el dinero que pagaste por la caja de febrero. En un máximo de 10 días lo verás reflejado en tu cuenta bancaria". 

Esa misma noche Laura Escanes mostró públicamente su enfado con la empresa de Marc Soler y Jaime Farrés, la misma con la que mantenía un acuerdo. Por la noche, las clientas se dieron cuenta de que "también nos la habían colado con una diadema", afirma una de las consumidoras de la empresa. La noche de este jueves, Laura Escanes emitió un comunicado donde anunciaba que rompía el contrato de colaboración con 21 Buttons y que estudia querellarse contra la compañía. La instagramer Aretha Fusté también ha rescindido su contrato con la startup y planea tomar medidas legales en su contra.