El grupo municipal de Ciutadans en el Ayuntamiento de Barcelona ha registrado una iniciativa que insta al conjunto de grupos municipales del consistorio a poner en marcha una nueva ordenanza reguladora para pisos turísticos y casas compartidas con el objetivo de que se incorporen criterios particulares -como limitaciones temporales y períodos máximos de vigencia de las nuevas habilitaciones- para que se garantice la máxima seguridad jurídica y la convivencia ciudadana.

La iniciativa de Ciutadans será debatida en el pleno del viernes 23 de julio y en ella la formación sostiene que hay que dejar sin efecto los acuerdos de suspensión aprobados por el gobierno municipal el pasado 24 de agosto de 2020, y que fueron prorrogados el 29 de enero de 2021, con el objetivo de “regular el uso de los pisos compartidos”. El partido naranja instará a que se modifique el Plan especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT) “para que se evite la prohibición de iniciar o realizar esta actividad en nuestra ciudad”.

INGRESOS EXTRAS EN TIEMPOS DE CRISIS

La presidenta del grupo municipal de Ciutadans, Mariluz Guilarte, ha incidido en la necesidad de regular esta actividad, ya que “el próximo 6 de agosto la actividad de casas compartidas quedará prohibida en Barcelona”, y “muchas familias tienen unos ingresos para complementar sus recursos que en estos momentos peligran”.

En rueda de prensa, Guilarte ha dicho que las casas compartidas “es un modelo habitual que funciona en toda Europa”, donde no existe la prohibición de esta actividad. La líder de Ciutadans ha puesto en valor este tipo de alojamientos. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.