El concejal de Ciutadans, Paco Sierra, ha cargado contra el Gobierno municipal por el trato que ha recibido el sector de la restauración de éste. El edil ha asegurado que los restauradores "ya sufrieron el pasado mandato acoso y derribo" al llevar a cabo la retirada de "casi el 50% de las terrazas" un maltrato que "ha seguido en este mandato".

Sierra ha criticado la "subida desmesurada de tasas con trato vejatorio" que se llevó a cabo el pasado mes de "diciembre", así como la "competencia desleal" en el aumento de mesas de "chiringuitos" respecto a locales ubicados en otros puntos de la ciudad.

Pese a los reproches, la formación naranja ha votado a favor "condicionando a estar vigilante en este pacto" y pidiendo al Ayuntamiento que deje de "perseguir a la restauración enviándoles a la Guardia Urbana".

MIL SOLICITUDES

La concejal de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad, Janet Sanz, ha asegurado que esta propuesta es "un beneficio para todos", y que está basada en la ampliación de terrazas "sin perjuicio a los viandantes" pero "reduciendo plazas de aparcamiento y carriles para vehículos privados". Por su parte, el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, ha remarcado que se trata de un "esfuerzo inédito para ayudar a los autónomos".

El Gobierno liderado por Colau también ha indicado que por el momento ha recibido mil solicitudes de licencias relativas a la ampliación y la nueva autorización de espacios de terraza.

TARDE

Los grupos municipales de ERC y JxCat han criticado que la ampliación de espacio para las terrazas ha llegado "tarde". El republicano Jordi Castellana se ha mostrado "favorable a la flexibilización del espacio público", pero ha afirmado que "el anuncio llegó tarde", ya que "estamos en fase 1 y se están empezando a tramitar las licencias".

Por su parte, Elsa Artadi ha explicado que su partido no comparte "ni las formas ni el calendario", ya que el lunes se inició "la fase 1 y solo el 20% de la restauración está abierta", lo que ha "puesto en riesgo los puestos de trabajo y la actividad".

SECTOR PRIVADO

Desde Barcelona pel Canvi, Manuel Valls ha lamentado que el consistorio no ha sido "suficiente flexible ni pragmático con un sector que ha sufrido y sufrirá mucho con la crisis que vendrá", y ha recordado que "el sector privado no es el enemigo".

El popular Josep Bou se ha mostrado favorable al acuerdo, pero ha recordado que la propuesta de su grupo municipal pasaba por reducir en un "100%" la tasa de terrazas, y no en un 75%.

Las medidas favorables para las terrazas se han aprobado por unanimidad en el pleno municipal.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.