El grupo municipal de Ciutadans presentará interpelaciones y mociones durante este mes de septiembre para atajar el problema de la inseguridad en Barcelona, tras el espectacular aumento de incidentes en el mes de agosto en la capital catalana, con varias peleas cada día y media docena de homicidios.

La presidenta del grupo, Luz Guilarte, visitó este viernes a los vecinos acampados en la calle de Prim, en el barrio de la Verneda, en pie de guerra contra la ocupación de locales por parte de violentos grupos de rumanos y que hacen guardia durante las 24 horas para que esos grupos no se cuelen en locales vacíos del barrio.

“Es indignante que encima desde las instituciones locales se llegue a insinuar que hay actitudes racistas, cuando estos vecinos se han quedado sin vacaciones, están asumiendo tareas que no les corresponden y lo único que reclaman es convivencia y tener unos espacios dignos y seguros. En los locales ocupados había lactantes que estaban en condiciones infrahumanas y los servicios sociales del Ayuntamiento, que deberían haber actuado de oficio, ni se han acercado hasta el lugar”, explica Guilarte a Metrópoli Abierta.

La líder municipal de Ciutadans acusa a los socialistas Jaume Collboni, primer teniente de alcalde, y Albert Batlle, quinto teniente de alcalde y responsable de seguridad, de “hacer gestos más efectistas que efectivos. Si no hay medidas a largo plazo para atajar la inseguridad, esto se desborda”.

DESAPARECIDOS DEL MAPA

La situación no está para lanzar cohetes. “En los años 80, en los años duros del auge de la heroína había apuñalamientos cada día y se contabilizaron muchos muertos. En estos momentos, estamos volviendo a ver que la situación se repite. Ada Colau ha dejado a Barcelona igual que hace casi 40 años”, asegura, por su parte, Paco Sierra, concejal de Ciutadans que lleva el tema de la seguridad.

Estas fuentes relatan que este verano ha sido “desastroso” y critican especialmente que “tanto la alcaldesa, Ada Colau, como Jaume Collboni, han estado desaparecidos del mapa mientras crecían espectacularmente los incidentes violentos y las muertes en la ciudad”. Guilarte subraya que “Colau siempre está incompareciente y lo más lamentable es que no se la espera. Es una alcaldesa que no entiende de gestión y que no ha comprendido aún que el Ayuntamiento no es una asociación reivindicativa. Así pues, se une el sectarismo ideológico a la incapacidad de gestionar, lo que es muy peligroso. Es preciso lanzar un mensaje urgente ya: que la delincuencia no queda impune en Barcelona. Que se acabó el buenismo”.

Ciudadanos reunirá a su grupo la próxima semana para estudiar qué medidas solicitar para acabar con la inseguridad. La vista del partido naranja está puesta en la comisión de presidencia, que se reunirá la penúltima semana de septiembre, para pedir medidas de choque en ella. El pasado mes de julio, esta formación ya forzó un pleno extraordinario sobre seguridad, aunque ahora la situación se ha agravado, con el inusual aumento de intendentes durante el mes de agosto.

MEDIDAS URGENTES

“Nosotros pedimos ir más allá de discutir si queremos o no una Barcelona segura. Por supuesto que sí. Pero reclamamos medidas urgentes para atajar la ola de violencia, que haya colaboración entre los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad y que se refuerce la Guardia Urbana, cuestiones que hasta ahora han fallado en la política implantada por el consistorio de Ada Colau”, critica Sierra.

Y Luz Guilarte reclama no sólo acuerdos en la Junta de Seguridad, sino que haya una nueva convocatoria de plazas de guardias urbanos antes del mes de octubre. “El tiempo corre en contra nuestro. Y debemos tomar decisiones urgentes”, enfatiza.

Los motivos de este incremento de la delincuencia y la inseguridad ciudadana hay que buscarla, señalan desde el partido naranja, en la relajación de las normas, pero también en la rebaja de efectivos para luchar contra la delincuencia. “Esta situación es el resultado de cuatro años de política de seguridad inexistente. Ni siquiera se puede decir que ha fracasado, porque no se ha aplicado. Ha habido un mensaje de tolerancia, hasta el punto de que los delincuentes han llegado a proclamar públicamente que en Barcelona viven muy bien. Porque aquí, en los últimos cuatro años se ha lanzado un mensaje de impunidad de los delitos, especialmente de los delitos de okupación y del top manta, hasta llegar al punto de que el delincuente se profesionaliza”, argumenta la líder de C’s en el Ayuntamiento.

Desde el partido naranja se tiene claro que “el mensaje populista de Colau ha hecho mucho daño y ahora es el momento de decir tolerancia cero, de aumentar la presencia policial y de recuperar las patrullas de barrios por parte de funcionarios municipales”.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.