Un centenar de manteros vuelve a vender mercancía ilegal en la rambla de Mar de Barcelona. Se trata de la agrupación de vendedores más grande desde que Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana desalojara al millar de manteros que se habían instalado en los alrededores del monumento de Colón.

Estos días, cuando el sol empieza a aflojar,  un grupo de vendedores despliegan sus mantas ante los visitantes y barceloneses. El diario La Vanguardia se ha hecho eco de la actividad de estas personas que, a pesar de la poca afluencia turística en la ciudad, regresan a las calles para ganarse la vida.

LOS PRECIOS BAJAN

Los precios de los productos son más baratos que antes de la pandemia. La cantidad de manteros es superior a la que se registró el verano pasado. En las playas de Barcelona, también hay mojiteros y lateros que se disputan el territorio, además de conductores de bicitaxis que vuelven a esperar en las puertas de los hoteles. 

Comercios y restaurantes reclaman a las administraciones que no bajen la guardia y que impidan la actividad de los manteros. Desde la Plataforma de Afectados por el Top Manta, piden reuniones policiales para frenar este fenómeno que coge fuerza.

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.