Medio centenar de vecinos del barrio del Besòs de Barcelona, según la Guardia Urbana, se ha manifestado esta tarde en protesta por el ataque con pintadas nazis que ha sufrido esta madrugada el comedor social cooperativo Gregal, situado en la rambla Prim de Barcelona.

Los vecinos, que portaban una pancarta con el lema: "El Besòs dice no al fascismo", han mostrado su rechazo a las pintadas de cruces gamadas y otros símbolos nazis que han aparecido embadurnando la puerta y la fachada del comedor social cooperativo Gregal, que cada día ofrece comida a unas 250 personas necesitadas.

APOYO Y SOLIDARIDAD

A través de las redes sociales, el comedor social ha recibido numerosas muestras de apoyo, entre ellas la del mediador comunitario y jefe de proyecto en el equipo Plan de Barrios del Ayuntamiento de Barcelona, Miquel Izquierdo, que ha colgado una fotografía con las pintadas de esvásticas y cruces celtas pintadas en las puertas y la fachada. 

La Associació Martinet Solidari también ha denunciado estas pintadas en las redes sociales donde ha querido dar su apoyo a los responsables del comedor social. "Os atacan porque sois uno de los pilares fundamentales de la solidaridad y la convivencia del barrio. Mucha fuerza compañeros y compañeras", han escrito en su canal de Twitter.