ARCHIVADO EN:

Los CDR querían volver a quemar las calles. Pero esta vez no lo han logrado. El grupo radical se ha concentrado esta tarde en el centro de Barcelona bajo el lema –y tras la pancarta– "lo volveremos a hacer". Los Mossos d'Esquadra, conscientes de sus intenciones, han cerrado el acceso al metro en Urquinaona y decenas de furgonetas antidisturbios han blindado la zona por el temor a otra batalla campal de la misma magnitud justo la noche antes de la elecciones generales de este 10-N. Comercios como El Corte Inglés también han cerrado sus puertas por motivos de seguridad y un helicóptero ha sobrevolado la zona a lo largo de la tarde. Además, se han cortado varias de las vías principales del centro de la ciudad, tal como ha comunicado la Guardia Urbana.

A partir de las 21 horas se han dispersado, tras ser ahuyentados por los Mossos en la confluencia de la ronda Sant Pere con la calle Alí Bei, junto al monumento de Rafael Casanova. Varios encapuchados han arrastrado dos contenedores a la calzada y han lanzado huevos hacia la línea policial y los periodistas en esa esquina, tras lo cual los Mossos han avanzado y los manifestantes han salido corriendo en varias direcciones.

Además, han quemado un contenedor en el cruce entre la calle Bruc y la Gran Via. La protesta ha comenzado a las 19.30 en la plaza Universitat y se ha acercado hacia las calles de alrededor de la Jefatura Superior de Policía, en Via Laietana. Pero no han logrado acceder a la sede policial, por estar blindada con líneas policiales y furgonetas de Mossos y Policía Nacional, a las que han lanzado huevos y les han gritado "Fuera las fuerzas de ocupación".

El grupo radical había anunciado a través de las redes sociales una protesta como la que tuvo lugar el 18-O que se zanjó con una brutal batalla campal y cientos de heridos. “Urquinaona, lo volveremos a hacer”, amenazaban incluyendo vídeos de las barricadas con fuego.

TENSIÓN PREELECTORAL

Con esta convocatoria, los CDR llamaban a "desobedecer a la Junta Electoral Central", que ya prohibió unas concentraciones pasadas previas a citas electorales, como sucedió en 2004, en pleno auge del movimiento 15-M en 2011, pero que finalmente no ha prohibido los actos durante esta jornada de reflexión.

La marcha ha empezado unos minutos antes de las 19.30 en la plaza Universitat, donde se ha celebrado un acto festivo de Tsunami Democràtic –con las actuaciones de grupos como Els Catarres y Doctor Prats– y donde también permanecen acampados jóvenes en protesta por la sentencia del 1-O pese a las tensiones y el abandono de un centenar de ellos vinculados a formaciones políticas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.