La presidenta de Escoltes Catalans, Júlia Petit, de manera conjunta con dos de las jefas del cau Antoni Gaudí, han mantenido una reunión este miércoles con el presidente delegado de la Junta Constructora de la Sagrada Família, Esteve Camps.

El objetivo del encuentro ha sido analizar las posibles ubicaciones donde se podrían acoger las actividades de la agrupación después de que desde la basílica se les obligara a abandonar el local en el próximo verano.

APLAZADO

El cau ha conseguido así ganar una primera batalla a la Sagrada Familia, ya que Camps les ha ofrecido aplazar la fecha final de uso de los espacios hasta el mes de noviembre. En la misma línea, les ha ofrecido la posibilidad de guardar el material en el local mientras no dispongan de una sede definitiva.

Escoltes Catalans también ha indicado en un comunicado que el presidente delegado ha facilitado información sobre los niveles de ocupación de centros cívicos, espacios públicos y colegios cercanos al templo, lo que confirma que hay varias posibilidades donde trasladar a la agrupación en un periodo transitorio hasta una ubicación definitiva.

Por su parte, los colectivos de scouts han remarcado que quieren quedarse en la ubicación actual hasta que el espacio propuesto por el Ayuntamiento esté disponible, supuesto contrario al deseo de la Sagrada Familia, que se niega alegando el ritmo de las obras y la necesidad de ampliar a los espacios de seguridad.

PRÓXIMA REUNIÓN

Tras esta propuesta, la asociación laica de scouts ha propuesto una reunión con la Junta Constructora, el consistorio y el cau en las próximas semanas para seguir estudiando posibles sooluciones a este conflicto.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.