El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha augurado que este será un verano con alta incidencia de covid-19 y ha avisado de que las restricciones para frenar la quinta ola se mantendrán tanto como haga falta para reducir la presión asistencial en hospitales y centros de atención primaria.

"Tenemos por delante unas semanas complicadas", ha advertido durante la sesión de control al Govern de este miércoles en el Parlament, en respuesta a una pregunta del líder de JxCat en la cámara catalana, Albert Batet.

VIENEN SEMANAS "COMPLICADAS"

Aragonès ha emplazado a los ciudadanos a ser "conscientes" de que este será "un verano con un nivel de incidencia elevado" y de que la presión asistencial en hospitales y centros de atención primaria persistirá cuando empiecen a mejorar los datos y se reduzca el número de contagiados.

Es por eso, ha dicho, que las medidas restrictivas se mantendrán "mientras sean necesarias".

RESTRICCIONES

El president ha repasado algunas de las restricciones aprobadas en las últimas semanas para atajar la quinta ola: toque de queda a la 1 en decenas de ciudades, obligación de que las actividades culturales y de restauración finalicen a las 00.30 horas, cierre del ocio nocturno, limitación de reuniones a diez personas y recomendación de llevar la mascarilla al aire libre, entre otras.

Aragonès ha pedido corresponsabilidad a los ciudadanos y que no "bajen la guardia" cuando vean que los contagios empiezan a bajar.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.