Malestar en los trabajadores de TMB. El Centro de Control de los Buses (CCB) del paseo de la Verneda contabiliza más de 40 casos de lipotrofia desde enero de 2015 y la CGT ya ha presentado una denuncia a Inspecció de Treball. La empresa municipal ha comunicado que tomará nuevas medidas para remediar un problema que comenzó hace más de 10 años y que sigue sin solucionarse. En el edificio de oficinas de la Zona Franca se han registrado ocho casos más de lipotrofia.

En el Centro de Control de la Verneda trabajan, simultáneamente, unas 25 personas por turno de las aproximadamente 170 que componen la plantilla (145 pertenecen al colectivo de Comandaments d'Explotació y 24 al Caps de Grups Operatius de Línea). Según fuentes de la empresa, el primer caso de lipotrofia se detectó hace 11 o 12 años. Entre el 1 de enero de 2015 al 31 de diciembre de 2018 se registraron 40 casos y en los últimos meses han aparecido dos casos más.

MEDIDAS INSUFICIENTES

Las medidas adoptadas por la empresa, hasta ahora, han sido insuficientes. La primera iniciativa que TMB puso en práctica fue la eliminación de la moqueta. A los trabajadores también se les dio un calzado especial, que no ha dado los resultados esperados, y reposapiés. La compañía, asimismo, ha colocado unos humedecedores que regulan la humedad relativa de la sala y en breve instalará un palo de descarga.

Los sindicatos CGT, ACAT, SIT, CCOO y UGT esperan nuevas medidas en los próximos meses. La más importante afecta al cambio de mesas. Los trabajadores piden que esta iniciativa vaya acompañada de un traslado de los ordenadores a una sala externa, opción que descarta la empresa por ser “muy costosa”.

¿QUÉ ES LA LIPOTROFIA?

La lipotrofia es una disminución del tejido adiposo (grasa) situada bajo la piel que mayoritariamente afecta a los muslos y, en menor medida, al antebrazo. Este trastorno afecta, en mayor medida, a las mujeres y suele ser habitual en edificios modernos equipados con últimas tecnologías y, normalmente, sin ventilación. Hace una década, por ejemplo, se registraron varios casos de lipotrofia en la Torre Glòries.

Los centros de control, según la empresa, garantizan la regularidad, la frecuencia y la seguridad de los servicios de transporte. El edificio del paseo de la Verneda está “enfermo” y en TMB se rumorea con un posible traslado a la Zona Franca, donde la empresa municipal construirá su cochera más grande para solucionar el actual colapso. El nuevo centro operativo se construirá en un solar de 90.000 metros cuadrados. Las obras, presupuestadas en 52 millones de euros, se ejecutarán por fases y finalizarán en 2021.

FLOTA ENVEJECIDA

La flota de autobuses, como explicó Metrópoli, es cada vez más vieja. En 2018, al menos 31 buses de TMB se quemaron en Barcelona o su área metropolitana mientras estaban de servicio. El principal motivo de los siniestros es la falta de mantenimiento, según las distintas fuentes de la empresa pública consultadas. Los nuevos conductores, además, no reciben formación, desde hace cuatro o cinco años, para evacuar un bus en caso de incendio.