ARCHIVADO EN:

Los casos de coronavirus positivos en la Guardia Urbana se han multiplicado por seis en un día, entre los días 23 y 24 de marzo, según figura en un informe interno al que ha tenido acceso en exclusiva Metrópoli Abierta. De 10 positivos se ha pasado a 65.

También el número de agentes confinados va al alza. De los 375 que había el día 23 se ha pasado a ahora a 423, 48 más. El primer caso en la policía local barcelonesa se remonta al 17 de marzo. Desde entonces, los diagnosticados han ido claramente al alza, hasta los 65 actuales. "Éste es el incremento mayor de las últimas semanas y el número aumentará", afirman fuentes del cuerpo. La plantilla tiene unos 3.000 policías. La cifra de 423 policías aislados incluye también la cifra de positivos.

AFECTADAS VARIAS UNIDADES

Los diagnósticos afectan a los distintos departamentos y comisarías del cuerpo, desde los equipamientos policiales de Ciutat Vella, Eixample o Sarrià-Sant Gervasi, a unidades como la Unidad de Refuerzo de Emergencia y Proximidad (UREP), los antiguos antidisturbios, y varias UNO, las Unidades Nocturnas Operativas. 

El documento interno no informa si a los 55 nuevos policías con coronavirus se les ha practicado la prueba. El informe únicamente aporta información de los 10 primeros casos. Del total, solo a tres se les ha practicado la prueba, dos han dado positivo y uno está pendiente de recibir los resultados.

DIAGNÓSTICO CLÍNICO

A seis agentes más se le ha diagnosticado la infección por Covid-19 por diagnóstico clínico. Tres guardias urbanos están hospitalizados. En uno de los casos no se menciona si se le ha hecho la prueba, aunque es probable que sí que se le haya practicado.

Los sindicatos policiales plantean una racionalización de los servicios de la Guardia Urbana para minimizar los contagios y evitar un colapso en la plantilla. Desde UGT se plantea que los agentes trabajen siete días y permanezcan otro siete en casa, respetando los turnos, para reducir la carga viral, un punto de vista que también comparte SAPOL. CSIF pone sobre la mesa una reducción del servicio al 33% de la plantilla por turno. "Tras una semana de trabajo, los agentes deberían permanecer dos en casa aislados".

LA COMISARÍA DE SARRIÀ

Uno de los principales focos de coronavirus en la Guardia Urbana se dio en la comisaría de Sarrià. El caso se produjo la pasada semana y ahor la comisaría vuelve a estar operativa "tras ser desinfectada con una bomba de ozono", explicó el representante de UGT, Juan Francisco Rodríguez Los agentes sin carga viral de Sarrià siguen trabajando y el equipamiento policial se ha reforzado con policías de otros distritos. Todos los agentes del turno de mañana fueron aislados, un total de 29, recordaba el martes Eugenio Zambrano, miembro del sindicato CSIF.