Los vecinos de la Verneda están hartos de la inseguridad que, cada vez en mayor medida, se está instalando en su barrio. Por eso durante la noche de este martes han salido a calle para protestar por la oleada de amenzas y robos que están sufriendo a nivel particular y en sus comercios, así como por la problemática de las ocupaciones.

Esta marcha nocturna fue secundada por decenas de vecinos que, haciendo el mayor ruido posible, pasearon por las calles del barrio.

AMENAZAS, ROBOS Y OCUPACIONES

Los barceloneses que habitan en el barrio de la Verneda son testigos directos del incremento diario de los hechos delictivos en la zona. Una de las residentes, Cristina Faneca, asegura que "la gente tiene miedo por la calle", así como que ya es algo frecuente que entren a "robar en las tiendas y revienten coches".

Respecto a la problemática de las ocupaciones, los vecinos de la Rambla Prim continúan en guardia para evitarlas, especialemente en el número 240, donde hacen guardias por turnos para asegurar la vigilancia durante las 24 horas del día.