Albert Batlle, el nuevo concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, ha declarado la guerra al top manta. En una entrevista en El Periódico, el número 3 del PSC declaraba hace unos días que era "inadmisible" que lo primero que vieran los manteros al llegar a la capital catalana fueran los manteros. Ni las palabras ni los operativos contra el top manta iniciados esta semana por Batlle han gustado a Barcelona en Comú. El partido de Ada Colau se ha desmarcado de Batlle y en un comunicado distribuido a través de Whatsapp asegura que "el top manta no supone un problema de seguridad" y ha lamentado las palabras del regidor

Los comunes afirman que no se ha producido ningún cambio en "la política del Ayuntamiento para abordar el fenómeno del top manta". Los indicadores, sin embargo, dicen lo contrario y, a lo largo de la semana, la presencia de los manteros en la vía pública se ha reducido considerablemente. Mossos, Guardia Urbana y Policía Portuaria han puesto en marcha un operativo permanente en los puntos principales de la ciudad que pasa por evitar, siempre que se pueda, que los vendedores irregulares se instalen en el espacio público.

PLANES OCUPACIONALES

Al respecto, la nota de Barcelona dice que la actuación del paseo de Joan de Borbó era de "carácter preventivo". "Se estaba trabajando desde hacía tiempo, pero no había sido posible por la negativa de la Generalitat a aportar más Mossos d'Esquadra". El partido de Colau insiste en que sigue defendiendo una "salida social" como respuesta al top manta. Los comunes también sacan pecho de que gracias a los planes de ocupación municipales 115 personas provenientes del top manta consiguieron un trabajo y 17 más crearon la cooperativa DiomCoop.

Las ofensivas policiales de Batlle han sido muy aplaudidas por los comerciantes y restauradores de Barcelona y por el propio cuerpo de la Guardia Urbana. Los manteros, en cambio, se manifestaron en la plaza de Sant Jaume con la ofensiva lanzada por el nuevo regidor. Uno de los operativos acabó con la policía local cortando la ronda Litoral porque un grupo de una decena de vendedores saltaron a la vía rápida para huir de los agentes".

DEROGAR LA LEY DE EXTRANJERÍA

En el comunicado, los comunes también exigen la derogación de la Ley de Extranjería que "condena a la exclusión administrativa y social a miles de vecinos", subraya el partido de Colau, que exige al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que facilite "la obtención de permisos de trabajo para que las personas que se dediquen al top manta puedan regularizar su situación y encontrar alternativas laborales" y reclama que en Barcelona no haya ciudadanos de primera y de segunda. "Seguiremos impulsado políticas para garantizar los derechos de las personas inmigrantes y desmantelar el racismo institucional".