Barcelona saldrá a la calle el próximo sabádo, 15 de septiembre, para protestar contra el aumento del incivismo y los delitos. Los problemas vividos en la Barceloneta este verano y en otros puntos de Ciutat Vella, principalmente, han colmado la paciencia de los vecinos.

No será la primera protesta que se vive en las calles de la ciudad. Este agosto, los vecinos del barrio marinero han salido en dos ocasiones para denunciar la falta de seguridad, suciedad, violencia, peleas, drogas, gentrificación y broncas nocturnas que viven, principalmente, a causa de la presión turística. En una de las concentraciones, vecinos y turistas llegaron a las manos.

LLEGADA A SANT JAUME

La manifestación del próximo sábado la organiza la plataforma Barceloneta en Lluita, pero distintos colectivos vecinales del entorno del Fòrum -donde también suelen ser habituales los problemas de ruido e incivismo-, Raval, Vila Olímpica y Gòtic participarán en la marcha. El recorrido y el horario todavía no está decidido, pero la idea que barajan los convocantes es que cada marcha se inicie en los barrios y acaben confluyendo en la plaza de Sant Jaume. Vecinos de otros barrios, como Gràcia, Sagrada Família, Poblenou y Poble-sec, sopesan también unirse a la protesta. 

Los datos del Ministerio del Interior indican que la criminalidad ha crecido un 20,5% en Barcelona durante la primera mitad de 2018 respecto al mismo periodo del año pasado. En cómputos globales, entre enero y junio, la ciudad ha sufrido 92.294 infracciones penales por las 76.587 de los primeros seis meses de 2017. 

Según los datos del gobierno español, los delitos más habituales en Barcelona la primera mitad del año han sido los hurtos. Entre enero y junio se han producido 52.140 hurtos frente a los 42.479 de 2017, con una subida del 22,7%. También aumentan los robos con fuerza en domicilios, que pasan de 2.220 en 2017 a 2.911 este año. El incremento es del 31,1%. También van al alza los robos con violencia e intimidación. A partir de los datos recabados por el Ministerio del Interior de las distintas policías, en Barcelona se han producido hasta junio 5.427 robos con violencia e intimidación, un 12,3% más que en 2017 (4.834).

AGRESIÓN A UN TURISTA NORTEAMERICANO

Solo la semana pasada, la ciudad ha vivido distintos episodios de incivismo, peleas y robos en la vía pública. El viernes, Metrópoli Abierta informó de una nueva agresión a un turista norteamericano al que un grupo de ladrones seccionaron una arteria a la altura de la muñeca cuando intentaban robarle en la Barceloneta. También se produjeron dos reyertas en plena calle, una en el Port Olímpic, que se saldaron con cinco detenidos, y otra entre conductores de bicitaxis. En el Gòtic, también la semana pasada, unas turistas se vieron involucrados en una pelea a puñetazos y barras de hierro con otro grupo.