El Ayuntamiento de Barcelona ha pedido al Departamento de Interior de la Generalitat poner fin a los cortes independentistas de la Meridiana. En un informe elaborado por la Prefectura de la Guardia Urbana, que lidera a nivel político Albert Batlle, la policía local barcelonesa expone que se han producido daños en los bienes públicos y privados y alteraciones en el orden público. Los cortes en la Meridiana se llevan haciendo ininterrumpidamente desde que se conoció la sentencia judicial contra el proceso independentista a mediados de octubre.

Como pudo comprobar hace unos días Metrópoli Abierta, a diario, entre las 20.00 y las 22.00 horas, la avenida de la Meridiana queda prácticamente cerrada al tráfico por el corte que protagonizan, en ocasiones, unas pocas decenas de personas a la altura de Fabra i Puig. Este medio contabilizó a principios de febrero hasta seis patrullas de la Guardia Urbana. Algunos de los agentes confirmaron que son enviados allí cada día, lo que significa que dejan de hacer otros servicios.

DERECHO A MANIFESTACIÓN, SEGÚN LA GENERALITAT

Éste es el cuatro informe que el Ayuntamiento de Barcelona envía a la Generalitat, pero una vez más la respuesta del otro lado de la plaza de Sant Jaume ha sido negativa, ha avanzado La Vanguardia. En las anteriores peticiones, el consistorio pedía una modificación del corte. Ahora, el Ayuntamiento ha ido más allá y reclama poner fin tras más de 100 días largos de manifestaciones.

El Govern antepone el derecho de manifestación, un derecho fundamental y constitucional, aunque no garantiza el derecho de movilidad de los ciudadanos. Según la Generalitat, la protesta tiene autorización. La notificación se tiene que renovar cada 30 días. El permiso actual caduca el próximo 28 de febrero. El gasto en agentes de los Mossos d'Esquadra desplazados allí también es considerable. 

Unas decenas de asistentes en el corte de la Meridiana / JORDI SUBIRANA
Unas decenas de asistentes en el corte de la Meridiana / JORDI SUBIRANA

A lo largo de más de cuatro meses, se han producido detenciones, al menos un atropello y varios momentos de tensión entre colectivos independentistas y grupos ultras, que, desde hace un tiempo, se concentran también en la avenida de la Meridiana a la misma hora. El último de estos incidentes tuvo lugar el pasado fin de semana cuando ambos convocatorias coincidieron y los ultras intentaron evitar el corte de la Meridiana. Hace unos días, el periodista Xavier Rius fue agredido por los CDR.

El Ayuntamiento no es el único que ha protestado por las manifestaciones independentistas. Los comercianes del paseo de Fabra i Puig llevan semanas reclamando acabar con estas protestas. Alegan que las ventas han caído hasta un 40% en algunos comercios, bares y restaurantes y denuncian las muchas dificultades que los ciudadanos tienen para moverse por la zona.