ARCHIVADO EN:

El teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, ha sido objeto de múltiples críticas en el pleno municipal celebrado este viernes. El desalojo de la acampada de plaza Universitat protagonizado por la Guardia Urbana ha suscitado el rechazo frontal de los concejales pertenecientes a formaciones independentistas, pero también por parte de otros grupos municipales.

La proposición por parte de Ciutadans a favor del cumplimiento de las normas y ordenanzas municipales ha destado una discusión a gran escala en la que también ha habido duras acusaciones a la líder de la formación naranja en Barcelona, Luz Guilarte.

'PROTESTA CIUDADANA'

El concejal de ERC, Jordi Coronas, se ha dirigido a los socialistas asegurando que "lo arreglan todo enviando a la policía", tras lo que ha criticado directamente a Batlle por enviar a los agentes para "poner las luces de Navidad".

Desde JxCat, Jordi Martí se ha mostrado contrario a la proposición porque, en su opinión, se quiere "criminalizar las protestas de gente contra una democracia de baja calidad".

ACTUACIÓN TARDÍA

Desde Cs, PP y BCN pel Canvi se ha valorado positivamente el desalojo de la acampada ordenada por Batlle, pero han asegurado que se ha llevado a cabo tarde.

El máximo responsable de Seguridad del Ayuntamiento, por su parte, ha defendido la gestión del gobierno municipal ante esta situación, afirmando que harán cumplir las ordenanzas con "proporcionalidad".

ATAQUES A GUILARTE

Luz Guilarte también ha recibido duras criticas por parte de las formaciones independentistas. Tras las críticas de la concejal naranja a la gestión municipal de este caso, desde ERC y JxCat se ha criticado el tono que ha utilizado en su intervención, sobre el que Martí (JxCat) ha indicado que ha sido parte del motivo de rechazo de la proposición, que no se ha aprobado después de contar con la insuficiente aprobación de Cs, PP y BCN pel Canvi para que saliera adelante.

PINTADAS

La proposición del Partido Popular, favorable a eliminar las pintadas del espacio público y otros privados como las fachadas, persianas y puertas de parkings con la mayor celeridad, tampoco ha salido adelante tras la consideración de tener un sesgo ideológico por parte de las formaciones independentistas, los comunes y el PSC.

El concejal Eloi Badia ha remarcado que "el Ayuntamiento no entiende que los lazos amarillos sean un ataque ni individual ni colectivo", por lo que "entre dos y siete días se retiran del espacio público".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.