ARCHIVADO EN:

Los números aterrorizan. Barcelona experimenta un nuevo repunte de homicidios. Sin contar las víctimas mortales del trágico atentado del 17A, este 2019 ya ha batido el récord. En lo que llevamos de año, 13 personas han muerto asesinadas en las calles de Barcelona. Así se desprende de los datos de la Secretaría de Estado de Seguridad que incluye también el fallecido en una pelea en La Mina.

ESCALADA DELICTIVA

En 2013 Barcelona cerró el año con 12 asesinatos, mientras que en 2014 se registraron 15. Durante el año siguiente la cifra disminuyó hasta los 11, y en 2016 se anotaron 10; de hecho, fue el año con menos homicidios contabilizados en la capital catalana. En 2017 los datos se dispararon fruto del atentado terrorista y alcanzó un total de 28 muertos. En 2018 los homicidios volvieron a caer en la ciudad y el año se zanjó con 10 víctimas.

El panorama de este 2019 ha desbordado incluso al cuerpo de los Mossos d’Esquadra que, día tras día, se ve abocado a actualizar las cifras de homicidios, tal como han especificado a Metrópoli Abierta. En estos momentos, el cuerpo de la policía autonómica trata de averiguar el motivo por el que se está produciendo este oleaje de violencia. Además, diseñan una estrategia para zanjar el repunte.

Fuentes de la Guardia Urbana consultadas por este medio inciden en la “falta de efectivos y falta de organización”. “No se están montando servicios de seguridad ciudadana de identificación y cacheo”, puntualizan. “No han sabido desarrollar políticas de seguridad”, añade. Cabe recordar que durante el primer semestre se cometieron una media de 635 delitos diarios en la ciudad de Barcelona y la criminalidad ha aumentado un 9 % respecto a 2018.

'CRISIS DE SEGURIDAD'

Los últimos crímenes en Barcelona han provocado que se reabra el debate sobre la seguridad en la capital catalana, donde además en las últimas semanas ha habido varias peleas importantes, como las dos que se han registrado en las últimas horas, con dos heridos graves por navajazos.

Según el teniente de alcalde de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, la situación no es irreversible. Pese a reconocer la “crisis de seguridad” que experimenta la ciudad, apuesta por hacer un análisis “sereno y responsable”. Entre sus medidas, prevé aumentar el número de agentes de servicio en Barcelona, tanto de Mossos d’Esquadra como de Guardia Urbana. "Vamos a tener correctamente dimensionadas las fuerzas de seguridad", promete.

HOMICIDIOS

En concreto, dos de los homicidios registrados en Barcelona este año se produjeron en febrero (uno en Ciutat Vella y otro en Sant Martí), dos en marzo (en Ciutat Vella y Sant Martí), uno en mayo (Eixample) y otro en junio (Sants-Montjuïc). En julio hubo un crimen mortal en el Eixample, otro en Ciutat Vella, otro en el Port Olímpic, otro en Sarrià y el quinto en el Poble Nou. En agosto se produjo una pelea mortal en Ciutat Vella. La última víctima por homicidio en Barcelona ha sido una mujer sueca hallada muerta debajo de un camión en Sants-Montjuïc. En esta ocasión, el cuerpo presentaba signos de violencia y tras realizarse la autopsia se comprobó que la agredida había fallecido por causas violentas.

En menos de 24 horas se han producido tres apuñalamientos: ninguno mortal pero todos con extrema violencia. El último caso registrado es el de un hombre que ha quedado herido en estado crítico tras una puñalada en el cuello. El suceso ocurrió la madrugada del miércoles cuando dos personas se enfrentaron en una pelea callejera.

Pocas horas antes, dos personas eran acuchilladas en Ciutat Vella: una en La Barceloneta y otro en el Pou de la Figuera. En ambos casos las víctimas sufrieron heridas graves en el tórax pero no se teme por ninguna de las dos vidas. En general, la sensación de inseguridad constituye un problema, sobre todo para los residentes del centro de Barcelona, donde más ajetreo se registra.