El Ayuntamiento de Barcelona invertirá 70 millones de euros extra para mejorar la limpieza de la ciudad. El gobierno de Ada Colau ha respondido este lunes con este anuncio a las críticas de los últimos meses de un sector amplio de la sociedad que denuncia la suciedad en algunos puntos de la capital.

Janet Sanz y Eloi Badia, responsables de las áreas de Ecología y Emergencia Climática del consistorio, han presentado este lunes el plan Cuidem Barcelona, de refuerzo de mantenimiento integral y limpieza del espacio público. Una de las novedades es la creación de un comité para agilizar el servicio y potenciar la efectividad del servicio. La gerente municipal Sara Berbel ha explicado que se intensificarán los canales de comunicación con los vecinos. "Nos comprometemos a valorar el servicio y a rendir cuentas", ha anunciado.

BOTELLONES

Las nuevas actuaciones y el refuerzo en el servicios se empezará a notar ya esta semana y se extenderán hasta 2023. Con esta inversión, el Ayuntamiento busca "afrontar el final de la pandemia y los nuevos usos del espacio público por parte de la ciudadanía". Badia ha admitido que los botellones representan uno de estos nuevos usos, aunque el regidor de Barcelona en Comú ha señalado que estas nuevas ocupaciones de la vía pública también hacen referencia a "otras dimensiones", sin aclarar cuales son.

El pasado 6 de septiembre, Colau admitía en una entrevista televisiva lo que la oposición y vecinos denuncian desde hace tiempo: Barcelona o, al menos algunos puntos de la ciudad, están más sucios. Sanz ha vuelto a destacar que la partida de la limpieza de 300 millones de euros anuales es la mayor partida del consistorio (un 10% del total). El nuevo comité de coordinación evaluará las nuevas medidas y "detectará nuevas necesidades".

10 PUNTOS PRIORITARIOS

El Ayuntamiento ha marcado diez puntos de la ciudad como prioritarios: El Pou de la Figuera (Ciutat Vella); el entorno del Mercat de Sant Antoni(Eixample); plaza de Santa Madrona (Sants-Montjuïc); mercado de Les Corts (Les Corts); plaza de Sant Vicenç de Sarrià (Sarrià - Sant Gervasi); riera de Sant Miquel (Gràcia); plaza de Pastrana (Horta-Guinardó); plaza Roja (Nou Barris); plaza de la Trinitat (Sant Andreu) y la rambla del Poblenou a la altura de Doctor Trueta (Sant Martí).

El plan supone la creación de 400 puestos de trabajo y la incorporación de nueva maquinaria "que dará respuesta a las necesidades de nuestros barrios", según detalla la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo, e Infraestructuras.

MÁS BALDEO

El nuevo plan de limpieza reforzará especialmente los trabajos de baldeo, la actuación que consiste en echar agua para limpiar el pavimento. "El baldeo será un protagonista de estas actuaciones en entornos de contenedores y también en escuelas", ha expuesto el regidor de Ecología. Los puntos "críticos" de Barcelona en cuanto a la limpieza son 150 que recibirán una mayor atención por los equipos de limpieza municipales.

El Ayuntamiento destaca la partida económica dedicada a limpieza y afirma que cada año gasta 350 euros por ciudadano en limpiar las calles. De estos, 105 euros se dedican para la limpieza viaria.

PUERTA A PUERTA

Preguntadp o por el aplazamiento del sistema de recogida puerta a puerta en el distrito de Horta, Badia ha explicado que no existe ninguna "obligación de calendario" para adoptar el sistema, muy criticado en Sant Andreu del Palomar. Precisamente, Badia ha detallado que están adoptando "mejoras" en este sistema y que, una vez se hayan introducido todos los nuevos elementos, empezarán a desplegar la recogida en Horta.

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.