Inversión millonaria en Barcelona. El Ayuntamiento de la ciudad gastará 2,5 millones de euros procedentes de su porción del impuesto sorbe las estancias en establecimientos turísticos, (IEET), conocido como tasa turística, para ampliar el equipo de agentes cívicos de la ciudad.

La medida, anunciada este sábado desde el consistorio, tiene el objetivo de mitigar los efectos negativos de la masificación turística en los barrios que sufren una mayor presión, además de pacificar las zonas con mayor afluencia de gente de Barcelona.

REFORZAR LA SEGURIDAD

En este sentido, desde el Ayuntamiento han explicado que durante los meses de julio, agosto y septiembre se desplegarán 95 agentes cívicos tanto en el centro de Barcelona como en puntos concretos de los distritos de Horta, Nou Barris Sants-Montjuïc, Gràcia y Sant Martí.

Esta medida también abarca el hecho de reforzar la seguridad en el interior del Mercat de la Boquería de Barcelona los viernes y sábados, donde la presencia de dichos agentes es muy necesaria.

Las funciones de los agentes cívicos son mayoritariamente “promover el civismo y desarrollar tareas de prevención de conflictos, favoreciendo el uso cívico de los espacios públicos y velando por las normas de convivencia”. Desde le consistorio declaran que “el objetivo es hacer de Barcelona una ciudad más amable y con mayor sensación de seguridad y de interlocución, tanto para los ciudadanos como para aquellos que nos visitan”.