Barcelona estudiará crear un peaje urbano. Ésta es una de las medidas concretas que el Ayuntamiento podría poner en marcha contra la emergencia climática y la lucha contra la contaminación. Sin embargo, la iniciativa por ahora es solo una declaración de intenciones, aunque un grupo de trabajo estudiará su implantación. La Taula per la Emergència Climática, impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona, ha echado a andar este miércoles, unas horas después de la presentación del pacto de gobierno entre Barcelona en Comú y PSC.

Entre las primeras medidas que pondrá en marcha la Taula per la Emergència Climàtica el próximo otoño figuran habilitar un carril bus en la calle de Aragó -que sacará 6.000 coches de esta vía- y reducir un carril de circulación en la calle de Mallorca (entre la Meridiana y la Diagonal), dos de las vías principales para atravesar la ciudad del Besòs al Llobregat. Las dos iniciativas forman parte de un paquete de propuestas que prevén incrementar la superficie de superillas -algunas de ellas ya existentes- en los barrios de Sant Antoni, Horta, Sant Gervasi-La Bonanova y Eixample y en otros puntos de la ciudad.

NUEVAS ZONAS 30 Y MÁS 'SUPERILLAS'

El gobierno también quiere convertir algunas calles del Eixample en zonas 30, entre ellas Rocafort, Sicília, Ausiàs March, Compte Borrell, Gran de Gracia, paseo Joan de Borbó y paseo de Sant Joan, en las que no se podrá circular a más de 30 km/h. El plan incluye pacificar los alrededores de 85 escuelas, extender la recogida de basura puerta a puerta, erradicar el plástico de un solo uso, licitar 30 proyectos de generación fotovoltaica y obligar a los nuevos equipamientos a que dispongan de energía renovable.

Algunas de estas medidas se pondrán en marcha hasta finales de año con el objetivo de declarar la emergencia climática en Barcelona el 1 de enero de 2020. "No podemos esperar más y Barcelona debe estar a la altura. No queremos un decreto fake de emergencia climática, sino uno concreto, ambicioso y valiente", ha subrayado la teniente de alcaldía Janet Sanz. Con el nuevo año se activará la Zona de Bajas Emisiones que prohibirá la circulación de unos 125.000 coches muy contaminantes. La medida prevé reducir la emisión de 210.000 toneladas de CO2, un 6% del total anual.

El objetivo de la Taula es impulsar el Plan de Acción 2020-2525 del Plan Clima, que permitirá llenar de contenido real a la emergencia climática para que no se convierta en una acción retórica sin ninguna efectividad. La primera reunión de la Taula se celebrará en septiembre. Posteriormente, el Ayuntamiento presentará el nuevo plan de movilidad de Barcelona hasta 2024 e instará a la Generalitat a que despliegue la Ley del cambio climático. El gobierno de Ada Colau también plantea limitar la capacidad de operaciones del puerto y del aeropuerto de Barcelona y que ambas infraestructuras tengan su propio plan de emergencia climática.