Barcelona recibe de nuevo una distinción. En este caso, la capital catalana ha sido señala como “Ciudad de la Ciencia y la Innovación 2018”. Es una de las tres ciudades de más de 100.000 habitantes que han recibido esta consideración, junto con Castellón de la Plana y Vigo.

La distinción, otorgada por el ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, reconoce las ciudades españolas que invierten en infraestructuras innovadoras científicas, tecnológicas y sociales. En este sentido, Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde de Barcelona ha asegurado que “sin el Plan de Ciencia no se explicaría”.

BARCELONA, "CAPITAL CIENTÍFICA"

Además, Pisarello ha reclamado al Estado que cree una nueva distinción, la de “capital científica”. El político ha asegurado que “este es el siguiente paso inevitable y, en esta linea, ha apuntado que “Barcelona tendría que permitirse que el Estado destinara más inversiones a los equipamientos del área metropolitana”.

El Plan de Ciencia impulsado por el Ayuntamiento de Barcelona cuenta con Valentí Fuster como embajador en los Estados Unidos. El cardiólogo se reunió con la primera edil de Barcelona, Ada Colau y Gerardo Pisarello para explorar futuras líneas de colaboración con los proyectos de su fundación.