Cada año se destruyen en Barcelona más de 5.000 vehículos y casi todos se encuentran en estado de abandono. El encargado de ello es el propio Ayuntamiento de Barcelona a través de la empresa Barcelona de Serveis Municipal (B:SM), que, entre otros servicios, controla los parquímetros de la ciudad y la grúa municipal. Según los datos facilitados por B:SM, en 2018 5.870 coches, motos y bicis, entre otras tipologías, acabaron en el desguace. La cifra no varía en exceso los últimos cinco años. En 2014 fueron 5.599; en 2015, 4.497; en 2016, 5.050; y en 2017, 5.591.

Fuentes de B:SM informan que antes de iniciar el proceso de destrucción de un vehículo que se encuentra en el depósito pasan entre tres y cuatro meses, tiempo en el que el propietario puede recuperar el turismo. El reloj empieza a contar cuando el coche o moto entra en el depósito. En el momento de la retirada se deja un triángulo en el suelo con los datos del vehículo y el garaje en el que se encuentra. A lo largo de estos meses, además, el consistorio envía distintas notificaciones al titular.

VARIAS NOTIFICACIONES POSTALES

La primera de ellas tiene lugar antes de que se superen las 72 horas del ingreso del coche. En todos los casos se trata de notificaciones postales con acuse de recibo. La segunda notificación se hace a los dos meses del ingreso, aunque en este caso se le comunica al propietario que la moto, bici o coche se encuentra en "situación de abandono" y se dan 30 días para sacarlo del depósito.

Vehículos en proceso de destrucción en Barcelona / B:SM
Un coche en el desguace / B:SM

Pasado este tiempo, los vehículos que no se han recogido, no constan alegaciones y se dispone del acuse del recibo de una notificación se llevan al desguace. En el caso de que las notificaciones sean negativas, los datos de los coches se publican en el BOE y en el Tablero de Edictos Municipales. Si pasado un mes no se han recuperado, se destruyen y se dan de baja. Así, por ejemplo, sucedió el pasado 30 de agosto cuando el Ayuntamiento publicó uno de estos listados con centenares de vehículos.

SIETE ABANDONOS AL DÍA

La empresa pública informa que muchos de los vehículos ya llegan a los depósitos municipales en situación de abandono. Cuando la Guardia Urbana localiza uno de estos coches o motos deja una pegatina en ellos y se inicia el proceso para su retirada. Si pasados tres meses, el vehículo sigue en el mismo emplazamiento es retirado por la grúa del Ayuntamiento. El año pasado, los servicios municipales sacaron de la calle 2.678 vehículos abandonados, una media de siete al día. En ocasiones, el proceso de la retirada y destrucción de un vehículo se inicia un año y culmina en otro.

Desde hace unos años, el ciudadano también puede ceder el coche al Ayuntamiento para su destrucción y darlo de baja ante la Jefatura de Tráfico, si se da el caso. Este trámite no comporta ningún gasto para el ciudadano. El año pasado, fueron cedidos para ser llevados al desguace 2.666 vehículos. El coche, moto o bici se puede llevar directamente al depósito de BSM o pedir que sea retirado de la calle. El propietario debe estar al día del impuesto de circulación, firmar la cesión y presentar la documentación del vehículo. Los trámites se pueden consultar en la web municipal.