ARCHIVADO EN:

Repunte de criminalidad en Barcelona y las cifras no engañan. A pesar de las últimas declaraciones de la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, donde señalaba que “hay en marcha un intento de desprestigiar la capital catalana” y “no hay crisis general de seguridad”, ha salido un nuevo estudio que desmiente, por enésima vez, los datos que intentan ocultar desde el gobierno municipal.

Tras observar diferentes ciudades europeas, todas ellas turísticas y de más de 800.000 habitantes, el estudio realizado por el profesor asociado de la UPF Lorenzo Brusattin ha comparado por poblaciones el mismo calibre de delitos cometidos –robos con violencia– y un territorio limitado geográficamente a cada una de las ciudades analizadas. A partir de ahí se ha obtenido el número de delitos registrados durante el año pasado por cada 1.000 habitantes, una tasa directamente comparable en cada metrópoli.

DE ÁMSTERDAM A PARÍS

Ámsterdam, capital de Holanda, cuenta con 821.000 habitantes y el año pasado registró 1.234 straatrof, lo que se traduce como robo con violencia en neerlandés. En este sentido, la tasa de estos delitos durante el año pasado fue de 1,5 robos con violencia por 1.000 habitantes. En 2012, dichos actos se tasaban en 2,45, lo que representa un importante descenso de los robos con violencia.

En el caso de Roma, el principal diario económico de Italia, Il Sole 24 Ore, recopiló los datos sobre delitos registrados durante el año pasado procedentes del Ministerio de Interior. En el país de la bota, robo con violencia se traduce como rapina y en 2018 en Roma, su capital, se registraron 3.024 denuncias, lo que representa una tasa de 0,69 delitos de estas características por cada 1.000 habitantes.

El Observatoire National de la Délinquance et de la Réponse Pénale señala que en París la cifra por robos con violencia o vols violents sans arme, en francés, ronda el 3,6 por 1.000 ciudadanos. Como este dato se refiere solo a los robos violentos sin el uso de armas hay que sumarles otros 0,23 correspondientes a los robos violentos perpetrados con armas. La tasa total en la zona de Grand París se acerca a los 3,83 robos violentos por cada 1.000 ciudadanos.

SE DISPARAN LOS DATOS EN BARCELONA

En el caso de la capital de España, el año pasado en Madrid se registraron 24.363 robos con violencia, lo que representa una tasa de 7,56 delitos de dichas características por cada 1.000 habitantes. Por contra, en Barcelona la cifra asciende hasta una tasa del 17,99 por cada mil ciudadanos empadronados en la ciudad, lo que significan, según datos del Ministerio de Interior, 29.133 robos con violencia en la capital catalana.

Si se compara la cifra con las otras ciudades analizadas, Barcelona supera en más de cuatro veces la tasa de robos con violencia de París, más del doble que en Madrid, 10 veces más de delitos cifrados que Ámsterdam y casi 18 más que en Roma. Por lo tanto, a pesar de que los políticos nieguen los hechos, los datos no engañan y, como se puede observar en el estudio, la capital catalana sufrió durante el año pasado excesivos robos con violencia.

MÁS EFECTIVOS EN LA CIUDAD

Para contribuir a mejorar la percepción de seguridad, los Mossos d'Esquadra quieren mantener el refuerzo de la unidad antidisturbios en labores de seguridad ciudadana, que ya viene haciendo en las últimas semanas en lugares especialmente sensibles, como el Port Olímpic, la Mina o Ciutat Vella, para intensificar el control del espacio público y tener una mayor visibilidad en la calle.

A partir de septiembre los Mossos han incorporado 320 nuevos efectivos, de la promoción que se licenció antes del verano, lo que también contribuirá a que se vea a más policía en la calle. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.