Barcelona tiene casi 200 clubs cannábicos. Así lo atestigua el balance del Ayuntamiento de Barcelona facilitado a Metrópoli Abierta. Los datos incluyen todos los locales abiertos desde 2011 y asegura que este 2019 hay en la ciudad 193 clubs. Sin embargo, las fuentes municipales consultadas precisan que no significa que todos los establecimientos siguen abiertos porque cuando uno de ellos cierra no lo tiene que comunicar al consistorio.

Por distritos, Ciutat Vella y Eixample son las dos zonas de Barcelona con más clubs cannábicos, 37 y 43, respectivamente. Tras ellos, y por este orden, los lugares con más espacios donde consumir cannabis son Sant Martí (33), Sants Montjuïc (23), Sant Andreu, Gràcia y Sarrià-Sant Gervasi (12), Horta-Guinardó (9), Les Corts (7) y Nou Barris (5). 

20 CLUBS EN 2019

Según los datos municipales, este 2019 han abierto una veintena de clubs cannábicos, siete de ellos en el Eixample y cinco en Sant Martí. Desde 2011 hasta ahora, 2013 y 2014 fueron los años en los que se pusieron en marcha más locales, 60 y 35 respectivamente. El resto de años, el número de aperturas no ha superado los 20 por año. En 2015, sólo abrió un local en toda la ciudad. Fue en Sant Martí.

Los clubs cannábicos abiertos en Barcelona / AYUNTAMIENTO DE BARCELONALos clubs cannábicos abiertos en Barcelona / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

En febrero de 2018, Metrópoli Abierta ya avanzó los datos que difundió el entonces presidente del PP en el Ayuntamiento, Alberto Fernández. Aseguró que había 137 clus cannábicos y que la mayoría se concentraban en el Eixample y Ciutat Vella, con 25 y 26, respectivamente. Hace un año y medio, el resto de locales se encontraban en Sant Martí (22), Sants-Montjuïc (18), Gràcia (13), Sarrià-Sant Gervasi (9), Horta-Guinardó (7), Sant Andreu (8), Les Corts (5) y Nou Barris (4). Fernández definía Barcelona como la capital del porro.

La publicación de las cifras municipales ahora ha coincidido con una movilización vecinal en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi para impedir la apertura de un club cannábico en la calle de Manuel de Falla. Desde principios de junio, cinco comunidades de vecinos están en pie de guerra para impedir la puesta en marcha del establecimiento, en el número 5 de la citada calle. 

MOVILIZACIÓN EN SARRIÀ

Desde hace semanas en distintas fincas de la calle -incluida una guardería- cuelgan decenas de carteles en los que se puede leer No al local cannàbic al barri. Algunas de ellas, incluso, son de lonas de vinilo. Los residentes también aseguran haber entregado más de 300 firmas contra el proyecto al Ayuntamiento y han abierto una petición en la plataforma Change.org contra el club.

Mossos y Guardia Urbana, durante un operativo policial en Ciutat Vella contra clubs cannábicos / ARCHIVO
Mossos y Guardia Urbana, durante un operativo policial en Ciutat Vella / ARCHIVO 

Tras el conflicto vecinal, la empresa Rucal West ha desistido de abrir el que dicen iba a ser el primer centro cannábico terapéutico de la ciudad y buscará un nuevo emplazamiento en otro punto de la ciudad. "Los pacientes son gente vulnerable y necesitan tranquilidad", afirma el director general, Joan del Haro.

OPERACIONES POLICIALES

A lo largo del último año, los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana han llevado a cabo distintas operaciones policiales contra clubs cannábicos de la ciudad. En julio de 2018, 13 personas fueron detenidas en un dispositivo contra varios locales de Ciutat Vella en los que se traficaba con droga. También en Gràcia, el pasado abril, hubo problemas y quejas vecinales por el "humo" de un club cannábico, que continuó abierto a pesar de la orden de cese dictada por el Ayuntamiento. Y son habituales las redadas contra captadores de clubs cannábicos. En marzo de este año, la policía arrestó a 10 personas por delitos contra la salud pública.