El Ayuntamiento de Barcelona ha iniciado la instalación de los videosensores para controlar el aforo en las playas de Barcelona. En total, se colocarán 18 cámaras en todo el litoral. Este lunes se han puesto en la playa de Sant Miquel, en la Barceloneta.

En primer lugar, los aparatos se instalarán en las playas de Ciutat Vella, que son las que suelen estar más llenas, como Sant Sebastià, Barceloneta y Somorrostro. Posteriormente, el sistema de control también se habilitará en las playas de Sant Martí, en la Nova Icària, Bogatell, Mar Bella, Nova Mar Bella, Llevant y en la zona de baños del Fòrum. A finales de semana, las cámaras deberían estar todas en funcionamiento.

SIN RESTRICCIONES HORARIAS

Desde este lunes, Barcelona está en fase 2. A nivel de uso de las playas, esto significa que los usuarios pueden ya bañarse y lo pueden hacer sin restricciones horarias. La temporada de baños en la ciudad se ha iniciado con mal tiempo, que se prolongará buena parte de la semana. 

Los videosensores informarán a tiempo real de la ocupación de las playas. Si en algún momento se supera el aforo permitido que impida mantener las distancias de seguridad, una vallas impedirán el acceso. Entre 13 y 22 informadores, que podrían llegar a ser más, se encargarán de avisar a los ciudadanos. El aforo máximo será de 38.000 personas entre las 10 playas.

LA PLAYA DE PERROS, ESTE JUEVES

Según el Ayuntamiento, la playa para perros de Barcelona empezará a funcionar este jueves, 11 de junio. También esta semana entra en funcionamiento el servicio de vigilancia y socorrismo en las playas. Además, en cada una de ellas se habilitará un lavabo, mientras que el servicio de duchas entrará en funcionamiento de forma progresiva. La duchas se deberán utilizar de forma individual.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.