ARCHIVADO EN:

Vuelven los robos a vehículos estacionados en aparcamientos. Los Mossos d’Esquadra están en alerta tras detectar un repunte de hurtos en el interior de los coches. El pasado mes de octubre, la policía catalana realizó un operativo en el que detuvo a nueve ladrones especializados en este tipo de robos. No en vano, los pillajes en los parkings continúan, con especial incidencia en la red de aparcamientos de la compañía Saba.

Así lo confirman a Metrópoli Abierta diversos afectados y fuentes internas de los Mossos d’Esquadra. Según los agentes de la policía catalana, detrás de este tipo de hurtos se encuentra una banda chilena, cuyos integrantes residen temporalmente en los barrios de La Salut y Sant Roc (Badalona). Según las mismas fuentes, el grupo está formado por jóvenes de entre 20 y 25 años.

La banda es relativamente nueva y, pese a que detuvieron a algunos de ellos en una operación el pasado octubre, siguen actuando en Barcelona. La mayoría, tras ser puestos en libertad, volvió a dedicarse al mismo tipo de robo. Según los Mossos, "llama la atención porque este era un delito casi desaparecido, y ahora entre la banda chilena y las bandas de bosnios y croatas que viven en barracas de Sant Martí han vuelto a subir de golpe". Estos últimos, las bandas de Europa del Este, roban sobre todo en la vía pública y parkings privados. "De ahí que en los últimos meses hayan tantas quejas de vecinos de Poblenou y Sant Martí por robos", señalan. 

PRELIDECCIÓN POR SABA

El modus operandi de la banda de chilenos es el siguiente, explica un agente de los Mossos: “Van en coches de alquiler a parkings Saba, entran unos breves minutos unos dos o cuatro, chicos y chicas muy jóvenes de 20-25 años. Buscan vehículos de turistas con placa extranjera o que vean productos interesantes adentro, puesto que los turistas suelen hacer compras por paseo de Gràcia y lo dejan en el interior del coche”. Una vez han detectado el botín “rompen el cristal con un martillo o una herramienta rompe-vidrios y vacían el interior”, señala el agente.

Su máxima predilección es robar en aparcamientos de la compañía Saba. ¿Por qué Saba? “Porque sus aparcamientos son muy grandes, tienen pocos trabajadores por plantas y apenas tienen cámaras de seguridad, así que cuesta pillarlos”, afirman fuentes de los Mossos. Una versión que coincide con la ofrecida por los trabajadores de vigilancia de la compañía, tal y como informó este medio el pasado mes de julio.

FALTA DE VIGILANCIA

Contactados de nuevo por Metrópoli Abierta, aseguran que la problemática persiste, aunque la compañía ha “empezado a hacer algo” para frenar los pillajes. Aun así, destacan que los medios empleados son “muy insuficientes” y que Saba “sigue sin reaccionar como debería” ante un problema que lleva meses enquistado, señala un trabajador, que prefiere mantener el anonimato.

Este empleado enumera algunas de las deficiencias que muestra el sistema de vigilancia de Saba, y que ha llamado la atención de bandas organizadas que roban recurrentemente en sus garajes. “Faltan cámaras de seguridad y mucho más personal, sobre todo de vigilancia. A veces hay un solo trabajador que debe vigilar varias plantas a la vez. Eso es ponerle las cosas fáciles a los ladrones”, sentencia.     

SABA RESTA IMPORTANCIA   

Contactados por este medio, un portavoz de Saba reconoce que se producen robos tanto las redes de Saba como de Bamsa, pero que “no es más que el reflejo de una situación generalizada en toda la ciudad, siendo los aparcamientos infraestructuras especialmente sensibles al situarse en los grandes ejes comerciales”. Las mismas fuentes añaden que, “por desgracia, no somos los únicos operadores de Barcelona que viven esta problemática”.

Asimismo, desde la compañía que dirige Josep Martínez Vila se afanan en sacar pecho del sistema de vigilancia en sus instalaciones: “Saba está en contacto de forma permanente con las fuerzas y cuerpos de seguridad, colaborando en todo lo que nos solicitan para afrontar la situación. La compañía cree en la seguridad activa y pasiva como pilares de su negocio. La primera queda garantizada por la presencia de nuestros trabajadores en las instalaciones, que se complementa con la intervención de vigilancia privada en distintos aparcamientos de la ciudad”.

REFUERZO DE LA VIGILANCIA

No obstante, Saba reconoce que en las “últimas semanas” han tenido que “reforzar” esta vigilancia privada en sus parkings del centro de Barcelona. ¿Qué medidas han tomado? “Hemos cerrado los accesos peatonales de los aparcamientos, que solo son de acceso exclusivo para nuestros clientes, ya sea a través de su tique o de la matrícula del vehículo. Las medidas de seguridad pasiva quedan refrendadas con las cámaras de video vigilancia instaladas en aquellos lugares donde pudiera darse una mayor conflictividad, como zonas de pago y/o accesos. Con todo, Saba está haciendo un gran esfuerzo por ampliar el número de cámaras en las naves de aparcamientos, disponiendo ya de aparcamientos en el centro de Barcelona que quedan totalmente cubiertos por estos sistemas”, afirman desde la empresa.

Preguntados por las críticas de usuarios que aseguran que Saba se desentiende cuando se producen robos en los vehículos, las mismas fuentes niegan la mayor. “La compañía tiene un protocolo establecido junto con su aseguradora por el cual se aplica de forma rigurosa el contenido de la ley de aparcamientos. Siempre se da respuesta a todos los incidentes”. Sin embargo, diversos internautas siguen denunciando en las redes sociales que Saba “se desentiende de los robos”.