Las discotecas y los espacios de ocio nocturno ya pueden empezar a abrir con el plan de desescalada. Considerado uno de los focos de contagio en la segunda oleada, los empresarios hacen oídos sordos y vuelven a abrir después de semanas con la persiana bajada.

A pesar de las recomendaciones y normativas de las autoridades de restringir los espacios de baile, las reglas y otras medidas de seguridad, parece que este fin de semana el coronavirus ha desaparecido en algunas salas de ocio de Cataluña.

SIN MASCARILLA Y AFORO COMPLETO

Es el caso de la discoteca Tropicana de Malgrat de Mar, en Barcelona, donde la noche de este sábado se podía observar una pista de baile a rebosar, clientes sin mascarilla, sin respetar la distancia de seguridad y ni mucho menos cumpliendo con las reglas de las autoridades. Según avanza 20 Minutos, sólo los camareros llevaban el cubrebocas, aunque por debajo de la nariz.

Testimonios del caso afirman que había carteles donde señalaban que estaba prohibido bailar, pero la gente actuaba como si nada, moviéndose de un lado para otro como si se tratara de una noche más.

NORMATIVA

Fuera del local el panorama no era mucho mejor. Los policías se paseaban por el exterior del recinto, pero ni mucho menos actuaron. “Pasaban de todo”, señala una clienta, “parecía una ciudad sin ley”.

A día de hoy, según la normativa de la Generalitat, los locales interiores de ocio nocturno deben llenar sus salas con un aforo máximo del 50%.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.