Jeringuillas en la plaza Carme Simó del Gòtic, donde un niño se pinchó con una jeringuilla / Twitter
Jeringuillas en la plaza Carme Simó del Gòtic, donde un niño se pinchó con una jeringuilla / Twitter

El Ayuntamiento reacciona en limpieza tras el pinchazo de un niño con una jeringuilla

Un niño de siete años ha sido herido mientras jugaba en el recreo de la escuela en Ciutat Vella

Guardar
Periodista

El Ayuntamiento de Barcelona reacciona al alarmante pinchazo de un niño de seis años con una jeringuilla de droga durante el recreo en el barrio Gòtic de Barcelona. Ante la difusión de los hehos, el consistorio ha activado "inmediatamente" un servicio de limpieza y de Guardia Urbana "para revisar el uso que se hace de los espacios públicos".

Según el consistorio, han reforzado los técnicos de intervención social durante las horas lectivas y "han iniciado mecanismos para garantizar el uso de calidad del espacio por parte de los niños".

APOYO A LA DIRECCIÓN Y A LAS FAMILIAS 

El Ayuntamiento ha mostrado "todo el apoyo necesario" a la dirección de la escuela en la que se ha producido el incidente y a las familias para que "puedan seguir utilizando el espacio con la tranquilidad que se merecen".

Asimismo, han expresado que muchas escuelas del distrito de Ciutat Vella de la ciudad utilizan el espacio público como patios escolares. "Deben poder seguir haciéndolo", han dicho.

ESCOLA BAIXERES

Los hechos que han desatado la polémica se han producido en la plaza de Carme Simó, que la Escola Baixeres utiliza como recreo desde hace unos cuatro años.

El alumno afectado es de primero de primaria. La plaza, cuando se abre por la noche, sirve como punto de encuentro para drogodependientes :no es raro encontrar excrementos humanos y restos de jeringuillas usadas u otra clase de sustancias en la zona, según han explicado vecinos y padres al diari Ara.

Jeringuillas usadas por drogodependientes usuarios de la narcosala / CEDIDA
Jeringuillas usadas por drogodependientes / CEDIDA

SERVICIOS MÉDICOS

Tras el pinchazo, el menor se encuentra atendido por los servicios médicos y le están haciendo pruebas para corroborar que no ha cogido ninguna infección tras el accidente. No obstante, la comunidad educativa ha exigido al Ayuntamiento que tome medidas al respecto.

Hasta ahora, la protección del lugar corría a cargo de la escuela, que puso carteles, hizo revisiones de la zona e instaló vallas en las zonas potencialmente peligrosas. No obstante, eso no ha sido suficiente para controlar el problema.

El regidor del distrito, Jordi Rabassa, ha garantizado a las familias que habrá cambios. Además, ha reconocido que la plaza "no cumple con los requisitos actualmente para considerarse un patio del recreo con una calidad mínima en el ámbito de la salubridad".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.