La ubicación del nuevo centro de menas que se levantará en Barcelona continúa en el aire. Pese a los rumores y las hipótesis sobre la posible localización de esta futura instalación, lo cierto es que ésta sigue siendo desconocida, dando pie a mayores especulaciones.

El Ayuntamiento mantiene, así, su secretismo entorno a una edificación que cuenta con opiniones dispares entre los vecinos, evitando incluso mencionar el futuro emplazamiento en una respuesta de carácter oficial.

LOCALIZACIÓN OCULTADA

Más allá de ignorar la petición de algunos vecinos, el consistorio barcelonés ha hecho lo propio con el grupo municipal de Ciudadanos. Mediante el registro de una pregunta de carácter formal, Marilén Barceló, concejal de la formación naranja, cuestionó al Ayuntamiento sobre la futura ubicación de este centro para menores no acompañados, así como por el plazo en el que tiene previsto llevarlo a cabo.

Desde el consistorio, y como respuesta oficial, se indicó que "se está trabajando la ubicación con la DGAIA", y que el objetivo marcado es el de abrir esta instalación "en los próximos meses", sin aclarar ni un emplazamiento concreto ni una fecha exacta.

SANT MARTÍ, POSIBLE EMPLAZAMIENTO

Desde asociaciones de vecinos y entidades cívicas se sospecha que la residencia podría establecerse en el distrito de Sant Martí. Tal y como publicó Metrópoli Abierta, podría tener capacidad para unos 900 menas y encontrarse en un solar cercano al Fòrum.

Por su parte el concejal del distrito, David Escudé, rehuyó de dar respuesta a algunas asociaciones de vecinos argumentando que no es un proyecto municipal y que la Generalitat lleva este asunto con mucha discreción.

CRÍTICAS A LA GENERALITAT

Los residentes también se sienten ignorados por el Govern señalando, concretamente, a Miquel Buch. El conseller de Interior declinó por carta reunirse con determinadas asociaciones, una postura opuesta a la de Albert Batlle, quien estableció este verano un encuentro con los vecinos sin objeción.

Con todo, el nuevo centro de menas que acogerá la capital catalana sigue siendo un misterio para los vecinos que ven como el Ayuntamiento se niega a ofrecer detalle alguno sobre la futura ubicación de un centro del que se desconocen muchos detalles.