La mañana de este miércoles la Guardia Urbana de Barcelona ha procedido al desalojo del asentamiento de barracas situado a unos metros de la Torre Glòries, donde vivían varias personas. Encajonado entre la avenida Meridiana y las vías del tren, existía desde hace años, y ha crecido durante los meses de pandemia. La policía barcelonesa hacía meses que anunciaba el desalojo, y finalmente este miércoles ha procedido a ejecutarlo.

OPERATIVO POLICIAL

En la operación intervienen agentes de la UREP (personal policial con formación antidisturbios) y se han desplazado hasta el lugar cuatro furgones policiales y cinco coches patrulla. Según fuentes municipales, el desalojo ha sido ordenado por un juez y se está realizando con la presencia de trabajadores municipales encargados de hacer un acompañamiento social a las personas desalojadas. 


Dispositivo policial de esta mañana para desalojar el asentamiento de Glòries / G. A
Dispositivo policial de esta mañana para desalojar el asentamiento de Glòries / G. A

Por el momento el operativo aún se está llevando a cabo y las chabolas permanecen intactas, aunque en las próximas horas se abrirá la valla que rodea el recinto con tal de que los servicios municipales puedan limpiar la zona. 

ASENTAMIENTOS EN LA CIUDAD

Aunque el Ayuntamiento de Barcelona aún no ha avanzado cuánta gente ha sido obligada a abandonar el espacio, el septiembre pasado residían aquí una treintena de personas, y con la pandemia la cifra había aumentado, al menos hasta unas cuarenta. 

En breves se abrirá la balla que rodea el recinto para poder limpiarlo / G. A
En breves se abrirá la valla que rodea el recinto para poder limpiarlo / G. A

No es la primera vez que el consistorio interviene para desalojar gente de los alrededores de la Torre Glòries, y es que es un problema que se repite y que persiste. De hecho, el distrito de Sant Martí —limítrofe con la zona desalojada— es el que concentra más asentamientos de toda la ciudad. El elevado número de chabolas que reúne se explica por la gran cantidad de solares y viejas fábricas abandonadas, sobre todo en el área del 22@.

La única mujer que vivía en estos momentos en el asentamiento que está siendo desalojado / G. A
La única mujer que vivía en estos momentos en el asentamiento que está siendo desalojado / G. A

Según apuntan fuentes municipales consultadas por este medio, aproximadamente la mitad de las personas que viven en asentamientos irregulares en la capital catalana son extranjeras, cosa que guarda relación con su alta itinerancia. Su perfil mayoritario es el siguiente: hombres de entre 30 y 45 años, principalmente provenientes de Europa del Este. Aunque también hay personas que vienen de diferentes países africanos, como es el caso de este asentamiento, donde malvivían diversas personas de origen marroquí.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.