La cooperativa Diomcoop será viable. El Ayuntamiento de Barcelona espera que el proyecto sea autónomo a nivel económico en 2022. Así lo asegura en conversación con Metrópoli Abierta el comisionado de Economía Social, Desarrollo Local y Política Alimentaria, Álvaro Porro.

En la comisión de gobierno del pasado 22 de octubre, el consistorio aprobó una renovación del convenio que tiene con la citada cooperativa y que supondrá una subvención directa de 384.277,22 euros de 2020 a 2022. Entre 2017 y 2019, Diomcoop ya recibió 1.080.688,14 euros.

HASTA LOS 320.000 EUROS DE INGRESOS PROPIOS

Porro justifica las ayudas municipales hasta que la cooperativa sea viable y asegura que ha generado ingresos propios desde el primer año en que echó a andar. En 2017, Diomcoop tuvo unos ingresos de 42.000 euros. Un año después, en 2018, la cifra creció hasta los 220.000 euros, y en 2019, llegó hasta los 320.000 euros.

Según el comisionado, la previsión es que este 2020, la facturación baje a causa de la pandemia. "Estará en torno a los 220.000 euros, como en 2018. El próximo año, la estimación es que vuelva a crecer hasta los 300.000 euros. En 2022, el convenio firmado este 2020 ya no se renovará". Se espera que ese año la iniciativa empresarial ya pueda funcionar sin ayudas públicas.  

15 SOCIOS COOPERATIVISTAS

La idea de poner en marcha la cooperativa se empezó a gestar en 2015 para ayudar a un colectivo vulnerable, el de los vendedores de productos del top manta, y darle una salida a nivel social y laboral con una actividad legal. Tras un año trabajando en el proceso selectivo, la cooperativa se hizo realidad en marzo de 2017 "con 15 socios", explica Porro. 

La cooperativa, un "proyecto social e innovador", ofrece sus servicios en distintos ámbitos profesionales: trabajos de logística y limpieza de espacios, gastronomía (con servicios de cátering con platos y zumos típicos del África negra), moda y costura (con taller de confección y la creación de una marca propia, Diambaar) y sensibilización y difusión cultural para cambiar la mirada de la sociedad hacia el top manta.

Álvaro Porro, comisionado de Economía Social / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Álvaro Porro, comisionado de Economía Social / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Según Pombo, la gestión gerencial y contable es el ámbito donde Diomcoop recibe mayor apoyo externo. También en este campo, el objeto es que la cooperativa funcione de forma independiente cuando finalice el actual convenio [ver aquí, punto 12], aprobado ahora pero que está en funcionamiento desde el pasado mes de marzo.

INSERCIÓN LABORAL: HASTA 23 CONTRATADOS

Diomcoop también funciona como cooperativa de inserción, es decir que, además de los socios, en ella también pueden encontrar una salida laboral otras personas en situación de vulnerabilidad. "El sistema es rotatorio para que se pueda beneficiar gente distinta". A lo largo del año pasado, Diomcoop contrató 23 personas en momentos de mucho trabajo. 

La ayuda de 384.277,22, entre 2020 y 2022, se materializará en 148.198,33 euros este 2020; 193.806,47, el próximo año, y 42.272,42, en 2022. A nivel general, la aportación municipal cubre el 41,94% del proyecto. Por años, la cooperativa ha ido ganando autonomía. En la anterior subvención directa, la de 2017, el coste del Ayuntamiento cubría el 44,81% de la iniciativa empresarial. 

Hace unos meses, el Ayuntamiento dijo que no renovaría el convenio con Alencoop, la cooperativa con trabajadores de la chatarra que había impulsado el gobierno de Xavier Trias. Cinco años después de su puesta en marcha, el proyecto seguía dependiendo en exceso del dinero municipal. Porro no cree que la iniciativa fuera un fracaso porque no se consiguieran los objetivos empresariales. "Sí que se lograron objetivos sociales, así como la regularización de los trabajadores". 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.