​Las obras iniciadas en la Línea 1 (L1) del metro de Barcelona el pasado 29 de junio está generando estragos entre miles de usuarios. El caos sufrido varias jornadas ha desatado el enfado de los viajeros, y ha hecho reaccionar, a su vez, a las administraciones implicadas. Tanto TMB como el Ayuntamiento de Barcelona han tratado de reconducir la situación a la desesperada habilitando una nueva ruta de bus lanzadera entre las paradas de Clot y Fondo. 

Este jueves, la concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Rosa Alarcón, y la concejal del Distrito de Sant Andreu, Lucía Martín, han asegurado la ruta que se ha habilitado como consecuencia de las obras de la L1 es "la mejor solución posible".

ALTERNATIVAS A LA L1

El bus lanzadera, que se ha puesto en marcha este jueves hace un trayecto similar al establecido por la línea 1 del metro, incluyendo una parada en Onze de Setembre. El problema es que el trayecto alternativo planteado por TMB tarda 50 minutos, mientras que el recorrido en metro habitual es de aproximadamente 20.

De esta manera, Alarcón ha apuntado que la mejor opción es usar la línea 9 como alternativa a la línea 1 durante este tiempo. Según la concejal, esta solución se ha podido tomar ahora gracias a la disminución del tránsito que descongestiona y favorece el paso de los autobuses.

"LAS OBRAS SON NECESARIAS"

La lanzadera desde Clot hasta Fondo tendrá una frecuencia de entre 5 y 6 minutos en días laborables, mientras que la otra lanzadera, que hace el trayecto de Clot a Fabra i Puig tendrá una frecuencia de entre 2,5 y 3,5 minutos. Las obras de la L1, que afectan al tramo entre Clot y Fondo, acabarán el 30 de agosto, según apuntan desde Transports Metropolitans de Barcelona. 
La concejal ha asegurado que ninguna de las alternativas proporcionadas "será igual" que el metro, pero ha apuntado que "las obras son necesarias, cuando uno hace reformas en casa sabe que tendrá unos días de molestias. Ahora hemos encontrado la mejor solución posible trabajando con los usuarios de metro".