ARCHIVADO EN:

Los Mossos d'Esquadra acaban con otro grupo criminal en la provincia de Barcelona. Los agentes desarticularon el pasado 18 de diciembre una banda dedicada al robo con fuerza en domicilios. Detuvieron a cuatro hombres, de entre 32 y 34 años, como presuntos autores de 27 robos en viviendas de Terrassa, Sant Esteve Sesrovires, Cerdanyola del Vallès, Llinars del Vallès y Tona (Barcelona).

La policía catalana ha informado este domingo en un comunicado de que el operativo arrancó el 25 de octubre, cuando los agentes fueron alertados por los vecinos de un inmueble. Habían visto a un hombre "con una actitud extraña" en el parque comunitario del edificio.

INTENTO DE FUGA

Un agente fuera de servicio se acercó a identificarlo. El hombre reaccionó golpeándolo e intentando huir, pero el policía consiguió reducirlo hasta que llegó una dotación policial y se lo llevó arrestado.

Fue entonces cuando los Mossos se percataron de que el individuo estaba acompañado de otras dos personas, que habían violentado dos pisos del inmueble. Habían escalado por los balcones, forzado las puertas exteriores y robado joyas, dinero y otros objetos de valor.

GRUPO DE SEIS PERSONAS

La investigación llegó a la conclusión de que los tres hombres formaban parte de un grupo de seis personas especializadas en robos en domicilios, aunque solo tres de ellos se desplazaban en vehículo hasta la zona elegida.

El 18 de diciembre detuvieron a los otros tres miembros del grupo. Entraron y registraron su domicilio y después todos los arrestados pasaron a disposición judicial. Ahora se encuentran en prisión provisional y por el momento no se tiene constancia de que se haya localizado a los dos miembros restantes del grupo, ya que se marcharon del territorio español poco antes del segundo arresto.