Poco ha durado la propuesta del vicepresidente de la Generalitat Jordi Puigneró (JuntsxCat) sobre la ampliación del aeropuerto de Barcelona. Metrópoli recogía este sábado que el Govern trabajaba en un proyecto que permitiera salvar el proyecto de El Prat y la inversión estatal de 1.700 millones minimizando la afectación de la laguna de la Ricarda.

Sin embargo, este domingo el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), ha aclarado que "no hay ninguna novedad, no hay ninguna nueva propuesta acordada" para el futuro de las instalaciones barcelonesas.

MOVILIDAD, CUESTIONES ECONÓMICAS Y MEDIOAMBIENTALES

"Cualquier propuesta de mejora que pueda haber, tiene que tener en cuenta cuestiones de movilidad y de transporte, pero, evidentemente, también cuestiones de carácter ambiental y económicas", ha defendido.

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat / EUROPA PRESS
Pere Aragonès, presidente de la Generalitat / EUROPA PRESS

La conselleria del vicepresidente Puigneró prevé que la extensión de la tercer pista -necesaria para que operen los aviones de gran fuselaje que ofrecen vuelos intercontinentales- se haga hacia el oeste y hacia el este, y no solo hacia el este como pretendía Aena.

De este modo, se minimizaría el impacto sobre la laguna de La Ricarda, situada al este de la actual tercera pista.

REABRIR UN DEBATE

Con esta propuesta, el departamento de Puigneró no busca tanto imponer una solución técnica concreta como reabrir un debate que el Gobierno de Pedro Sánchez dio por cerrado hasta dentro de unos años.

Ahora, parece, que Aragonès deja en vía muerta la idea de Puigneró.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.