ARCHIVADO EN:

Colectivos animalistas se concentrarán este domingo, 7 de julio, en la plaza de Sant Jaume para protestar contra la muerte de la perra Kira, abatida de un disparo de la Guardia Urbana en un parque de Montjuïc. Siempre según la versión de la policía local, el agente uso su arma reglamentaria "en defensa propia" y después de ser mordido por el animal, de raza potencialmente peligrosa.

La protesta del próximo domingo está organizada por SOS Animals Maresme a las 19.00 horas. El cartel difundido a través de las redes sociales dice: "Kira, asesinada por la policía. Otra muerte a manos de los cuerpos de seguridad. Exigimos protección para nuestros perros a manos de urbanos armados. Necesitamos urgentemente la aplicación del protocolo de actuación para animales. Alza tu voz por ellos". Tras la muerte de la perra Sota hace unos meses, alguna de las manifestaciones acabaron con altercados y lanzamientos de objetos contra la fachada del Ayuntamiento.

GRAN TAMAÑO

Este jueves, la Guardia Urbana ha dado a conocer el suceso a través de las redes sociales. El cuerpo policial ha explicado que unos agentes han acudido a los Jardines Mossèn Cinto Verdaguer por una presunta agresión de perros. Allí, los guardias urbanos han encontrado a una persona “muy alterada” pidiendo ayuda y a otra con una herida sangrando. A su alrededor, seis perros “de gran tamaño” sin atar. 

“Cuando nos acercamos al propietario, los animales atacaron a los agentes, que trataron de protegerse infructuosamente con las defensas”, ha subrayado la Guardia Urbana. Tres de los perros rodearon a uno de los agentes y le mordieron la pierna por la espalda. Viendo que no podían controlar la situación, han hecho uso de su arma de fuego, acabando con la vida de uno de los canes con un disparo.

Tras el acto, han denunciado al responsable de los perros como presunto autor de un delito de atentado contra agentes de la autoridad y por un delito de lesiones de imprudencia grave. Por su parte, los ciudadanos heridos también han interpuesto denuncia. 

TRASLADO AL CENTRO DE ACOGIDA

Los otros cinco perros han sido trasladados al centro de acogida municipal CAAC. Según subrayan fuentes municipales, uno de ellos es un perro potencialmente peligroso (PPP) al igual que el animal abatido. Los cuatros restantes serán entregados a la propietaria y en ningún caso serán sacrificados. Según el Ayuntamiento, el perro potencialmente peligroso no tiene licencia.

La Ordenanza es muy clara en Barcelona en lo que se refiere a los animles potencialmente peligrosos: tienen que ir siempre con bozal y atados. En los jardines Mossèn Cinto Verdaguer, la presencia de perros está prohibida a medianoche. El parque cierra a esta época del año a las 21.00 horas

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.