ARCHIVADO EN:

Los ancianos de las residencias de Barcelona -y también del resto de Cataluña- podrán dejar los equipamientos en los que están para ir a vivir con su familia. Podrá ser así si estas personas no tienen coronavirus -se les hará la prueba- y no presentan síntomas compatibles con la enfermedad.

La medida, que se empezará a aplicar este lunes, 6 de abril, llega en medio del cruce de reproches entre la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la Generalitat por la gestión de estos centros, que son de competencia autonómica. Según Colau, en estas residencias hay más casos de Covid-19 de los que dice el Govern. También falta material de protección para los trabajadores y los residentes, y pruebas diagnósticas.

DOS SEMANAS DE CONFINAMIENTO

Las familias con las que vayan se deberán comprometer a que los ancianos hagan las dos semanas de confinamiento marcadas por las autoridades sanitarias. La salida será voluntaria y temporal, es decir que cuando se recupere la normalidad estos mayores no perderán la plaza en la residencia, según el conseller de Assumptes Socials, Chakir El Homrani.

En poco más de 48 horas, el número de jubilados muertos en equipamientos barceloneses ha vuelto a crecer. Ahora son 205 los fallecidos, 43 más que en el último balance de la Generalitat ofrecido el viernes por la noche, cuando eran 162. Las críticas de Colau llegaron con la cifra de personas traspasadas conocida era de 133. La edil pidió un plan de choque en la gestión de la residencias y traslados masivos de los ancianos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.