Un dispositivo conjunto de los Mossos d’Esquadra, la Policía Nacional y la Guardia Civil garantizará la seguridad y normalidad de las elecciones generales en Cataluña el domingo 10 de noviembre, en el que la policía catalana tiene activados todos los efectivos disponibles del cuerpo.

Por parte de la Policía y la Guardia Civil, unos 2.500 agentes estarán preparados para actuar a petición de los Mossos, que vigilarán todos los colegios electorales para que la jornada transcurra con tranquilidad, tal y como prevé que ocurra la policía catalana, que no ha querido dar ninguna cifra oficial de efectivos desplegados.

El cuerpo catalán será el responsable de ejecutar el dispositivo Urna, si bien estarán en coordinación con los otros cuerpos a través del Centro de coordinación operativa (Cecor) en la Conselleria de Interior para cualquier eventualidad.

"MÁXIMA ACTIVACIÓN”

Para hacer frente a la jornada, la Jefatura de los Mossos, a través del comisario jefe, Eduard Sallent, ha ordenado a todos sus efectivos que se preparen para un escenario de "máxima activación".

Esto afecta principalmente a los agentes de la Comisaría General de Información y de Mediación, y a los antidisturbios de la Brigada Móvil (Brimo) y el Área de Regional de Recursos Operativos (Arro).