La presión hace rectificar al Área Metropolitana de Barcelona (AMB). La indignación ciudadana por el aumento de la factura del agua ha favorecido un cambio en el Reglamento de Servicio metropolitano del ciclo integral del agua. 

Así lo ha anunciado este lunes el vicepresidente de Ecología del AMB y concejal de Emergencia Climática de Barcelona, Eloi Badia, en respuesta a un ruego del portavoz del PP, Oscar Ramírez, que pedía al consistorio instar al AMB a modificar el reglamento. 

PENALIZACIÓN A GASTOS ELEVADOS

Mediante este reglamento, Aigües de Barcelona realizó lecturas estimadas ante la imposibilidad de hacer lecturas manuales de algunos contadores por el confinamiento, lo que obligó a calcular las facturas con valores de consumo estimado, y el último recibo incluye la diferencia entre lo estimado y el consumo real. Dicho procedimiento estaba contemplado en el reglamento del AMB. 

La diferencia entre el consumo estimado y el consumo real provocó un salto de tramo de consumo en la factura del agua, que penaliza aquellos gastos más elevados de lo que se considera un uso responsable.

"Las empresas suministradoras han llenado páginas y páginas explicando sus ayudas al sector del comercio, autónomos, etcétera, y no hemos tenido que tocar nunca el reglamento, y ninguna de estas medidas estaban en el reglamento", ha señalado Badia.

BADIA NO ADMITE EL ERROR

"Es que no hace falta cambiar un reglamento, porque si yo digo que puedo prorratear todas las facturas, ¿de verdad no soy capaz de decir que cuando hago una estimada la haré proporcional a lo que toca cada mes?", ha añadido.

Es por eso que Badia ha defendido que "se podría haber solucionado de mil maneras distintas sin necesidad de tocar el reglamento", y ha asegurado que la normativa está bien hecha.

Según el vicepresidente de Ecología del AMB, la subida en el recibo del agua afectó a más de 800.000 hogares.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.