El físico e investigador Àlex Arenas considera que la Generalitat debería haber confinado Hospitalet de Llobregat a partir del 12 de julio cuando se detectaron rebrotes en la ciudad vecina de Barcelona. 

El doctor de la Universitat Rovira i Virgili (URV) cree que la situación en el municipio, que detectó centenares de casos en barrios como la Florida, requería hacer pruebas PCR in situ con unidades móvil.

PRUEBAS PCR

En una entrevista en Catalaunya Ràdio, el científico ha valorado positivamente las pruebas en las zonas afectadas por los rebrotes, pero insuficiente. "Deberíamos hace más aún. Es un primer paso en la línea que ya era necesario tomar hace semanas. Llegamos un poco tarde", ha advertido. 

Arenas ha señalado que la situación "se puede salvar si hacemos un esfuerzo importante de responsabilidad ciudadana y las administraciones ponen todos los recursos encima de la mesa". De lo contrario, alerta, "la catástrofe será peor".

MÁS RASTREADORES

Los 500 rastreadores anunciados por la Generalitat no son suficientes, según este experto, para atajar los rebrotes de casos de coronavirus en el territorio catalán. "Necesitaremos más. Ojalá se hayan puesto en funcionamiento hace dos semanas". Arenas asegura que esta cifra de rastreadores de contactos es la que se necesita solo en Barcelona.

La movilidad de los ciudadanos en verano provocará que los infectados sean difíciles de controlar. "No sabemos donde tendrá lugar un nuevo rebrote con este éxodo de Barcelona", ha manifestado Arenas, que descarta un confinamiento perimetral porque afectaría a "muchas regiones" en el área metropolitana y El Maresme. "Si la situación no cambia en los próximos 10 días, me temo que será absolutamente necesario llevar a cabo confinamientos domiciliarios selectivos". ha alertado.

 

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.