La muerte de Hyewon Kim, viceministra de Cultura y Turismo de Corea del Sur tras un tirón en Diagonal Mar, la brutal pelea con machetes en el barrio del Raval en el mes de abril, el reciente enfrentamiento con catanas entre bandas, la muerte de un joven tras una pelea entre bandas latinas el pasado mes de marzo, el reciente apuñalamiento de un vigilante de seguridad que frustró el robo a un turista… Demasiados sucesos para una metrópoli más bien pequeña.

Ante esta situación, ya ha salido la primera voz de alarma. Y no es la de ningún colectivo o asociación perjudicada, sino la de los que deberían estar en primera fila trabajando para que eso no ocurriese: el Sindicat de Policies de Catalunya (SPC) envió este jueves una carta al director general de la Policía, Andreu Martínez, alertando de una situación gravísima: debido a la falta de efectivos, a la mala planificación de las tareas del Cuerpo de los Mossos d’Esquadra y de la burocracia, no pueden garantizar la seguridad ciudadana.

ROBOS CON FUERZA

La misiva, a la que ha tenido acceso Metrópoli, señala que hay poblaciones en Cataluña “con miles de ciudadanos que viven en ellas y donde los niveles de robos con fuerza en establecimientos comerciales ha aumentado en más del 45%, donde los robos con fuerza en el interior del domicilio se incrementaron en más del 52% y donde los hurtos han aumentado en más del 52%”.

La carta, firmada por el secretario general del SPC, David José Mañas, detalla que hay “hechos muy graves como la muerte violenta de personas que han escogido Cataluña parta disfrutar sus vacaciones [una referencia directa a la viceministra coreana], continuas agresiones sexuales, enfrentamientos con armas de fuego, peleas entre bandas y un interminable listado de hechos delictivos en aumento”. Dice que ésta no es una realidad maquillada, sino que “es la que es y lo padecen, sobre todo, los ciudadanos, y también los agentes del cuerpo de los Mossos d’Esquadra por la precariedad laboral y el sobreesfuerzo que han de realizar por esta falta de efectivos”.

“FALTA DE SEGURIDAD MANIFIESTA”

Sólo en la ciudad de Barcelona se calcula el déficit de agentes en torno a 600, aunque no hay cifras oficiales sobre la materia. Pero lo cierto es que con este déficit de agentes autonómicos y una plantilla de la Guardia Urbana mermada y con actividades de prevención recortadas durante la última legislatura, la delincuencia y la inseguridad se ha disparado en la capital de Cataluña.

El SPC relata en la carta al director general que con la misiva “no queremos pedir nada”, aunque añaden que, “de momento, queremos dejar patente una situación real de falta de seguridad manifiesta en muchas de nuestras poblaciones, motivado por el grave déficit de efectivos que padece el cuerpo de los Mossos d’Esquadra. Un derecho fundamental que tiene la ciudadanía es el de disponer de una seguridad pública y eficiente, pero que actualmente, con esta falta de efectivos y una planificación de miles de horas de servicios estáticos y burocráticos, falta garantizar con eficacia una seguridad que todos los miembros responsables del Cuerpo querrían poder ofrecer”.

SIN TIEMPO PARA PREVENIR

El sindicato se queja de que la tarea policial se ve perjudicada día tras día “sobre todo, por la falta de efectivos, donde unos pocos agentes del Cuerpo de los Mossos d’Esquadra se ven relegados a realizar tareas de seguridad en puntos estáticos, como es el caso del servicio TOGA, donde también estos pocos efectivos se ven ahogados en el innombrable mundo de la tramitación burocrática (recogida de denuncias en las oficinas de atención al ciudadano, juicios rápidos, requerimientos judiciales, etcétera), situación generalizada en todo el territorio que resta mucho tiempo al patrullaje policial de seguridad ciudadana y que dificulta el poder realizar una serie de servicios preventivos para así garantizar la seguridad de nuestra ciudadanía”.

El dirigente del SPC asegura en su misiva que la intención de su organización es “dar a conocer públicamente un hecho que creemos que perjudica gravemente la tarea que el conjunto de la sociedad y las normas del Estado de derecho nos han confiado, que es la de garantizar la seguridad ciudadana”. Por ello, emplaza al director general de la Policía a que “esta situación de inseguridad que se quiere tener escondida llegue a los responsables de garantizar la seguridad ciudadana en Cataluña y apliquen de manera eficiente medidas que garanticen la seguridad de los ciudadanos, y eficiencia laboral para los agentes de los Mossos d’Esquadra".