ARCHIVADO EN:

Las medusas vuelven a ser un problema para los bañistas en Barcelona. Con el ascenso de las temperaturas en la Ciudad Condal, las aguamalas han regresado a las playas de Sant Miquel, Somorrostro y Barceloneta, que han colocado la bandera amarilla como medida de precaución. Estas playas ya sufrieron una primera plaga a principios de julio.

El Institut de Ciències del Mar ha advertido de que este verano habrá muchas medusas. Algunas serán de especies invasoras como la carabela portuguesa, una de las más venenosas y temidas por los bañistas.

En caso de picadura, los servicios de la Cruz Roja recomiendan que los restos de medusas se retiren sin fregar y con abundante agua salada.

AFECTACIÓN MENOR

Desde el Institut de Cinèncias del Mar aseguran que las medusas de la costa mediterránea no son mortalmente peligrosas y recomiendan no bañarse “cuando hay bandera amarilla”.

La afectación en las playas de Barcelona es menor que en Castelldefels, Sitges y Badalona, muy castigadas durante estos días.