Otros dos vigilantes de seguridad del metro han sufrido una agresión que les ha llevado directamente a los servicios médicos. En este caso, los vigilantes estaban realizando funciones de acompañamiento de los trabajadores del metro en uno de los controles de billetes que hace cada cierto tiempo la empresa.

El control estaba situado la tarde-noche del día 16 de junio en la estación de Paral·lel de la línea 3 del metro. La incidente se inició alrededor de las 20.00 horas, cuando los trabajadores del metro le pidieron el billete a una persona. Esta se revolvió de forma muy agresiva contra los vigilantes de seguridad que acompañaban a los empleados del metro y comenzó una fuerte pelea entre el hombre y los vigilantes.

CABEZADOS Y PUÑETAZOS

A uno de ellos le propinó varios cabezazos en la cara, y lanzó algunos puñetazos hasta que entre varias personas lograron sujetarlo. Tras permanecer retenido por otros vigilantes, los Mossos d’Esquadra se hicieron cargo de su detención, aunque, según fuentes conocedoras del caso, ni siquiera fue trasladado a comisaria y en cuanto fue sacado de la estación fue dejado en libertad.

Por su parte, los dos vigilantes del metro tuvieron que ser atendidos de las contusiones en un centro médico. Uno de ellos tuvo que ser trasladado en ambulancia y permanece de baja.

MÁS ALTERCADOS

Poco tiempo después de que el individuo fuera detenido por la policía, algunos vecinos de la zona denuncian que ya estaba de nuevo en la calle y protagonizando nuevos altercados. De hecho, uno de esos altercados volvió a llevarlo a cabo en la misma estación de Paral·lel.

El violento agresor es conocido en el barrio del Raval. Los vecinos denuncian que en numerosas ocasiones ha protagonizado varios actos violentos y que incluso hace aproximadamente un año ya golpeó con una botella en la espalda a un trabajador de la empresa.

Algunos residentes del barrio también denuncian que este hombre acostumbra a acosar a las mujeres en la calle llegando a seguir a algunas durante un tiempo mientras les va lanzando improperios y que le han denunciado varias veces por su forma de comportarse, pero que por el momento ninguna administración ha hecho absolutamente nada para prevenir este tipo de situaciones.