ARCHIVADO EN:

La agente de la Guardia Urbana Rosa Peral, encarcelada por el presunto asesinato de su novio, ha tenido que ser trasladada del centro penitenciario en el que se encontraba recluida por una pelea mantenida con otra reclusa.

Peral, que permanece en prisión provisional desde hace dos años, se enfrentó a otra encarcelada en la prisión de Brians 1, situada en la localidad de Sant Esteve Sesrovires, por el robo de una tarjeta de las que se usan en la prisión para poder comprar en las máquinas expendedoras.

Según las primeras informaciones, la pelea entre ambas reclusas se inició cuando la guardia urbana acusó a la otra mujer de haberle robado la tarjeta y se enzarzaron a golpes, por lo que ambas tuvieron que ser separadas y apartadas del resto de sus compañeras.

EVITAR MÁS CONFLICTOS

La dirección de servicios penitenciarios de la Generalitat han decidido que Rosa Peral sea trasladada de prisión para evitar nuevos conflictos con otras internas. Por ello, se ha optado por devolverla a la prisión de Wad Ras, donde comenzó su periplo carcelario.

En su primera etapa en esta prisión, la guardia urbana también tuvo un conflicto con otras dos reclusas. Estas la acusaron de haber planeado el asesinato de su exmarido, y padre de sus dos hijas, y Peral se defendió asegurado que las acusadoras solo buscaban venganza ya que estaban enamoradas de ella.

Por ello, tras permanecer varios días en una celda de aislamiento, la dirección del centro argumentó que la presencia de la guardia urbana generaba tensión en el centro penitenciario, por lo que aconsejaron que fuera trasladada a la prisión de Brians 1. El traslado se llevó a cabo y Peral ha permanecido desde entonces en esa prisión, hasta ahora.,

24 AÑOS DE CÁRCEL

Rosa Peral se enfrenta, junto a su amante también acusado del asesinato del novio de la primera, a una pena de 24 años de cárcel, que en el caso de su amante es de 25 años. Esta es la petición que hace el fiscal para ambos acusados del asesinato del novio de la primera el 2 de mayo de 2017.