ARCHIVADO EN:

El Port de Barcelona ha confirmado que demolerá el cine Imax de la ciudad ubicado en el Moll d’Espanya. Lo que fue una de las instalaciones más importantes de la capital catalana se encuentra en un estado de abandono total.

La autoridad portuaria ya había avanzado este proceso, que estaba pendiente de negociación con el concesionario y ha sido este miércoles, en su último consejo administrativo, cuando ha acordado la medida radical. Tras el derrumbe han asegurado desde el Port que se estudiará “su futuro uso”.

CADUCIDAD DE LA CONCESIÓN

En el comunicado, el consejo ha aprobado delegar en la presidencia del Port “la declaración de caducidad de la concesión que está a nombre del Teatro Imax de Barcelona SA una vez acabe el expediente administrativo de caducidad y sin perjuicio de las alegaciones que se puedan formular” durante el trámite.

LIQUIDACIÓN ANTICIPADA

El pasado mes de noviembre, el Port de Barcelona ya tenía muy avanzado el proceso de liquidación anticipada de la concesión del edificio del Imax, que oficialmente acaba en 2024. Entre las opciones que se barajan está derribar el edificio, de 2.500 metros cuadrados, y construir una gran plaza. También se estudia convertirlo en un equipamiento vinculado a la náutica o que sirva para ampliar el Aquàrium.

El Port considera que la falta de actividad y la “evidente situación de abandono de sus instalaciones” han hecho que este organismo considere “necesario recuperar la posesión de las superficies otorgadas en concesión” con la finalidad de “garantizar la seguridad del dominio público portuario”.

ALQUILER DE OTROS ESPACIOS

Por otra parte, el consejo de administración de la autoridad portuaria también ha aprobado la inversión necesaria, unos 19,6 millones de euros, para construir el nuevo edificio Asta, ubicado en la Ronda del Port, para mejorar el complejo Asta, que engloba tanto el edificio principal como el anexo destinado a la Policía Portuaria.

Con esta intervención también se podrá destinar una zona del edificio principal al alquiler de espacios por parte de otras empresas, concesionarias del puerto. La licitación prevé una duración de las obras de 42 meses y contempla la reforma integral del complejo, tanto a nivel funcional como estructural.
 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.