"Acusar a los CDR es una barbaridad y un insulto a la inteligencia", sostiene la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Este martes, agentes de la Guardia Civil arrestaron a una integrante del Comité de Defensa de la República (CDR) de Viladecans, por orden de la Audiencia Nacional, a la que se acusa de los delitos de terrorismo y rebelión.

"És una ofensa para las víctimas del terrorismo. En Catalunya no hay violencia. El único terrorismo que hemos sufrido fue el de la Rambla el verano pasado", según Colau, que tiene la intención de acudir a la manifestación para reclamar la libertad de los políticos independentistas encarcelados. "Tendría que ser multudinaria", dice la edil, que ha hecho un llamamiento al PSC para que asista. "En el PSC hay mucha gente contraria a que haya gente en la cárcel", añade.

La alcaldesa va más allá en sus críticas y asegura que la acusación de terrorismo a los CDR es también una barbaridad jurídica. Según Colau, cada vez hay más juristas que piden no utilizar el derecho penal "para criminalizar al adversario.

También critica a Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, que en twitter acusó a la integrante de los CDR como "la detenida de los comandos separatistas. En opinión de Colau, en una democracia consolidada ningún partido se podría permitir "banalizar" el terrorismo de esta manera.

Sobre el pleno de investidura de esta semana en el Parlament, que propondrá a Jordi Sànchez como presidente de la Generalitat, Colau dice que "es injusto que se vulneren los derechos políticos de Sánchez y el resto de políticos encarcelados, pero necesitamos un Govern efectivo para acabar con el 155 y forzar al Gobierno central a negociar".