ARCHIVADO EN:

El 50% de sintecho que se atiende en Barcelona es de fuera de la ciudad. Los datos los ha dado a conocer este jueves la regidora de Salud, Gemma Tarafa. Según el Ayuntamiento, el balance es de los dos últimos dos años, a partir de los ciudadanos atendidos en los equipamientos de la ciudad.

Durante los más de dos meses de pandemia, las personas sintecho de fuera de Barcelona acogidas en los espacios abiertos por el Ayuntamiento se ha reducido hasta el 30%. "Era gente que la noche anterior no había dormido a la ciudad", ha alertado Tarafa.

750 PLAZAS NUEVAS

El Ayuntamiento ha cargado con fuerza contra la política de la Generalitat en la atención de los sintecho. Tarafa asegura que en Barcelona antes de la pandemia había 2.200 plazas para sintecho. "Ahora son 2.950. Durante la crisis del coronavirus se han habilitado 750 plazas nuevas".

Sin embargo, la edil opina que el Govern autonómico no está haciendo su trabajo. El consistorio barcelonés afirma que en el resto de Cataluña solo hay abiertas 180 plazas para personas sintecho, 80 de ellas en el área metropolitana.

"2.200 frente a 180. Barcelona no puede resolver en solitario el problema del sinhogarismo en toda Cataluna". Tarafa ha hecho un llamamiento a la Generalitat para aumentar el presupuesto de atención a las personas sintecho con 450 plazas repartidas por el territorio catalán.

UN 30% NO DORMÍA EN LA CALLE

Por las 750 plazas abiertas en siete de equipamientos por la vía de emergencia para atender a los sintecho durante la crisis sanitaria han pasado 1.025 personas.

Además del 30% de gente de fuera de la ciudad, otro 30% era ciudadanía que antes no dormía en la calle y que estaba realquilada en algunas pensiones o vívía en pisos precarios, y un 36% eran personas en situación irregular. Actualmente, 554 de estas plazas siguen ocupadas. 

El coste de la apertura de los siete equipamientos ha sido de nueve millones de euros. Tarafa ha asegurado que este año la atención de las personas sintecho tendrá un presupuesto de 44 millones. El año pasado, la partida fue de 35 millones.

TRES CENTROS, ABIERTOS HASTA FINALES DE AÑO 

De los siete equipamientos abiertos durante la pandemia continuarán abiertos hasta finales de año. Se trata de un centro para mujeres, otro de jóvenes tutelados y otro de jóvenes con adicciones, 160 plazas en total.

Además, y hasta finales de septiembre, los alojamientos para sintecho que se han instalado en Fira de Barcelona permanecerán abiertos, con unas 450 plazas, en régimen de atención nocturna.

Hace unos días, Arrels Fundació, una de las entidades más importantes de la ciudad en la atención de las personas sinecho, contó en las calles de Barcelona a 1.239 personas durmiendo al raso en plena pandemia. El Ayuntamiento ha dicho que en su recuento de abril salió una cifra inferior, 907. Estos contajes no tienen en cuenta a los centenares de ciudadanos que duermen en los asentamientos diseminados por la ciudad. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.