ARCHIVADO EN:

375 agentes de la Guardia Urbana se encuentran en casa aislados por coronavirus, entre ellos 10 policías que han dado positivo en la enfermedad, según los datos que figuran en un documento interno del cuerpo policial al que ha tenido acceso Metrópoli Abierta. El lunes, el concejal de Seguridad y Prevención, Albert Batlle cifró en 329 los agentes en confinamiento. Esto significa que un 12,5% de la policía local barcelonesa está fuera de servicio por el Covid-19. La plantilla actual ronda los 3.000 trabajadores.

En el informe al que ha tenido acceso este medio se detalla el estado de ocho de los 10 casos positivos. Solo en uno de ellos figura que se hizo la prueba al policía. Otro agente se encuentra hospitalizado, aunque no está grave. El resto de guardias urbanos, seis, se han considerados positivos por diagnóstico clínico. El positivo por diagnóstico clínico se considera un criterio médico válido, aunque no se haya hecho la prueba por falta de recursos, falta de gravedad y otros supuestos, detalla el documento municipal.

AFECTACIÓN EN LA COMISARÍA DE SARRIÀ

El guardia urbano y miembro de UGT, Juan Francisco Rodríguez, explica que uno de los principales focos de coronavirus en la Guardia Urbana se dio en la comisaría de Sarrià. El caso se produjo la pasada semana y ahora, según el representante sindical, la comisaría vuelve a estar operativa "tras ser desinfectada con una bomba de ozono". Los agentes sin carga viral de Sarrià siguen trabajando y el equipamiento policial se ha reforzado con policías de otros distritos. Todos los agentes del turno de mañana han sido aislados, un total de 29, añade el representante del sindicato CSIF y también policía, Eugenio Zambrano. También hay casos en las comisarías del Eixample y Ciutat Vella.

Un diagnóstico de baja por coronavirus sin hacer la prueba
Un diagnóstico de baja por coronavirus sin hacer la prueba

"BATLLE FALTA A LA VERDAD"

Segú Zambrano, "Batlle falta a la verdad" con las cifras y asegura que en los próximos días los casos de agentes con coronavirus se pueden triplicar. "Se está gestionando muy mal. En CSIF tenemos constancia de, al menos, 30 agentes de baja con coronavirus por diagnóstico clínico". El miembro de CSIF afirma que no se tienen en cuenta como positivos los policías que se encuentran con síntomas por haber haber estado en contacto con algún enfermo. "Se contabilizan dentro del personal aislado".  

El portavoz del sindicato SAPOL, Jordi Rodríguez Lima, critica la mala gestión de todas las administraciones y asegura que hace tes meses desde SAPOL ya se planteó ala Jefatura aprovisionarse todo el material necesario porque era un problema global, pero se hizo caso omiso. La Guardia Urbana disponía de 4.000 mascarillas en el almacén que cuando se declaró la alerta sanitaria se cedieron -"lógicamente"- al personal sanitario. Según Rodríguez Lima, aún hay agentes que no disponen de mascarilla.

El policía también opina que hay más casos de los que se dicen. "Hay muchos más. Irán creciendo de forma exponencial. En la antigua Unidad de Soporte Policial, ahora UREP, hay varias personas confinadas. También en la comisaría de Nou Barris", expone. Rodríguez Lima defiende la necesidad de hacer la prueba a todos los agentes aislados, para confirmar los que tienen la enfermedad, y los que den negativo puedan ir a trabajar.

1.700 AGENTES EN LA CALLE

Rodríguez, de UGT, explica que actualmente hay entre 1.600 y 1.700 agentes trabajando en la vía pública. El principal problema con el que tienen que lidiar es la presencia de personas "que no deberían estar en la calle". Según Rodríguez, la gente se las inventa todas para salir de casa. Funciones habituales de la Guardia Urbana, como son la regulación del tráfico y los altos índices de delincuencia, han bajado notablemente los últimos días.

Los sindicatos policiales plantean una racionalización de los servicios de la Guardia Urbana para minimizar los contagios y evitar un colapso en la plantilla. Desde UGT se plantea que los agentes trabajen siete días y permanezcan otro siete en casa, respetando los turnos, para reducir la carga viral, un punto de vista que también comparte SAPOL. CSIF pone sobre la mesa una reducción del servicio al 33% de la plantilla por turno. "Tras una semana de trabajo, los agentes deberían permanecer dos en casa aislados".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.