Si algo ha servido esta situación excepcional ha sido para unir a todas las instituciones y organizaciones públicas y privadas de Barcelona, L'Hospitalet del Llobregat, Cataluña y España que ayudan a que se realice este congreso de tecnología móvil.

Según la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, una situación "imprevisible" ha hecho tomar esta decisión a GSMA. Y ha destacado que "no hay ninguna alarma sanitaria ni en Barcelona, ni en Cataluña ni España pero sí que ha habido una alarma global. Tendremos que ver de cara al futuro como encaramos este tipo de situaciones", ha reflexionado.

COLAU, 'A MUERTE' CON EL MOBILE

"Lo lamentamos sobre todo porque había mucha gente muy ilusionada con la edición de este año. Todos iremos de la mano para que la próxima edición sea la mejor de todas y para que se hagan en Barcelona tantas como GSMA quiera", ha dicho este jueves la dirigente de Barcelona en Comú.

En este sentido, Colau ha enviado un mensaje de colaboración y unidad entre instituciones: "Lo más importante es lo que veis hoy, iremos codo a codo con la ciudadanía para que el próximo año sea la mejor edición del MWC en Barcelona y que sea la primera de muchas más. Es nuestro compromiso hoy, un mensaje de confianza y de futuro", ha remarcado, pese a que ha lamentado la decisión por el impacto económico que tendrá en Barcelona.

UNA CRISIS, UNA OPORTUNIDAD

La alcaldesa de L’Hospitalet y presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín, ha abogado por seguir sumando y trabajando juntos como mejor manera para garantizar el presente y el futuro del MWC; ha remarcado que las crisis también son oportunidades, y ha dicho, dirigiéndose a Hoffman, que "hoy es un día triste y oscuro, pero en L'Hospitalet el sol sale cada día", en referencia al mensaje que había lanzado el consejero delegado de la GSMA anteriormente durante su intervención.

El conseller de Políticas Digitales y Administraciones Públicas de la Generalitat de Cataluña, Jordi Puigneró, también ha destacado la buena coordinación y sintonía entre todas las instituciones públicas, y se ha comprometido a seguir trabajando con lealtad absoluta en el próximo Mobile: "Con esto del MWC vamos todos a una. Es un evento en el que todo el mundo gana".

FUERTE APUESTA DEL GOBIERNO DE SÁNCHEZ

Por su parte, la delegada del Gobierno de España en Cataluña, Teresa Cunillera, ha lamentado la decisión de la GSMA y ha insistido en que se queda con el mensaje de que se volverán a ver en el futuro, y ha defendido que desde el Gobierno se ha apostado fuertemente por el MWC y que continuará siendo igual: "Saldremos más fuertes y más comprometidos y la ciudadanía lo sabe".

Durante la comparecencia, las autoridades han agradecido a Hoffman su compromiso con la ciudad, al que también han trasladado su comprensión a la decisión de cancelar el evento, y han defendido la "relación de éxito" entre el evento tecnológico y Barcelona.

Cs CARGA CONTRA COLAU Y COLLBONI

También han hablado más voces que no estaban presentes en la rueda de prensa. La consejera municipal de Cs, Luz Guilarte, la suspensión del MWC es “un duro golpe para Barcelona” pese a ser “la mejor sede para acogerlo”. Aunque también ha cargado contra el Ejecutivo local.

Según ella, “un gobierno eficente gestiona con previsión y rapidez ante una crisis así, algo que no han hecho Colau ni Collboni. Su falta de liderazgo sigue perjudicando los intereses de los barceloneses”.

BCN PEL CANVI PIDE 'UNIR ESFUERZOS'

Mientras que para Barcelona pel Canvi, cancelar el Mobile “es una mala noticia para todos, para las pymes y para los puestos de trabajo y riqueza que aportaba a Barcelona”. La formación constitucionalista de ámbito municipal añade que “ante una decisión tomada más por precaución que por emergencia, hemos de unir todos los esfuerzos para afrontar las todas las consecuencias”.

El MWC 2020 preveía más de 110.000 asistentes provenientes de 200 países, un impacto económico de 492 millones de euros y generar alrededor de 14.100 empleos temporales, e iba a contar con 2.800 expositores, 170 delegaciones gubernamentales y la participación de 8.000 directivos.