ARCHIVADO EN:

Carles Tusquets recalca que es un empresario, un emprendedor. Su último desafío pasa por presidir la Cambra de Comerç con el objetivo de darle un empuje hacia el futuro, situarla de forma inequívoca en el siglo XXI y reabrir sus puertas al empresariado del futuro.

Presidente de la gestora de activos Trea y de Banco Mediolanum en España, asegura que la mayor parte de los integrantes de su candidatura serán caras nuevas en el pleno de la entidad. Tusquets niega que su proyecto sea continuista, asegura que es mucho más renovador que el de sus rivales y, sobre todo, recalca que está mucho más alejado de las ideologías políticas que se han colado en este proceso electoral.

Este es, precisamente, una línea roja de su programa: mantener alejados de los centros de decisión de la cámara los discursos políticos para evitar una contaminación que puede ser muy perjudicial para el empresariado.

¿Cómo califica la obra de Miquel Valls?
Ha hecho una buena gestión económica. Supo solucionar un tema tan complejo como el de la desaparición de la cuota cameral obligatoria y que hizo que el presupuesto bajara de 40 a 20 millones. Quizá se ha fallado en el tema de la comunicación. Si no se comunica qué puede hacer la Cambra, qué poder tiene, ese poder no se puede ejercer. Si no se tiene detrás a la sociedad civil emprendedora que sepa lo que haces, cómo se puede influir en sus intereses y cómo pueden beneficiarse de los servicios de la Cambra, pierdes fuerza.

Tusquets defiende la renovación de la Cambra / LENA PRIETO
Tusquets defiende la renovación de la Cambra / LENA PRIETO

¿Le acusan de ser el candidato continuista?
Soy el único de los tres candidatos que no está en la Cambra. Los otros llevan allí 20 años. Si ganamos todos los escaños y tenemos el apoyo de las grandes empresas, el 75 por ciento serán caras nuevas. Si esto es continuismo, no sé que quieren decir.

¿Crous simboliza la renovación en la Cambra de Comerç?
Lleva más de 20 años en la Cambra y seguramente tiene gente en su candidatura que también lleva mucho tiempo. Si desde su posición de vocal no ha conseguido nada durante estos 20 años para renovar... Yo hice una renovación total en el Cercle d'Economía, donde fui el primer presidente que no había sido miembro fundador, y presidí la asociación más importante del sector financiero, la EFPA, en la que cuando entré había 30 miembros y ahora son 30.000. Creo que por esto soy más adecuado para hablar de renovación.

Crous es el candidato que apoyan los independentistas, ¿Y usted que apoyos tiene?
Tengo el apoyo de la empresa. No soy ejecutivo, soy empresario. El empresario crea, el ejecutivo gestiona, dirige. La Cambra no se ha de gestionar, se debe empujar, se tiene que presidir. Yo tengo el apoyo del empresariado, desde los autónomos a las grandes empresas.

El empresario muestra cierto recelo con el sistema de votación electrónico / LENA PRIETO
El empresario muestra cierto recelo con el sistema de votación electrónico / LENA PRIETO

Usted ha repetido en varias ocasiones que no quiere que la Cambra se instrumentalice políticamente, ¿qué medidas adoptará para evitarlo?
No permitiré que se use la entidad para un fin diferente a la defensa de los intereses de los empresarios. No se usará para hacer discursos políticos. Si yo soy presidente, no entrarán en el orden del día. No hará ningún discurso, ni en un sentido ni en otro. Hay otros lugares para eso.

¿Qué opinión le merece que desde algunas instituciones, como el Ayuntamiento de Barcelona, se demonice a las grandes empresas?
Es un disparate. La gran empresa es tractora de las pequeñas y medianas, que multiplican por siete los puestos de trabajo cuando tienen en su territorio una gran empresa. Además, aportan I+D, que es muy importante, es lo que se necesita. Este valor añadido se hace atrayendo talento y teniendo una política fiscal atractiva. Defiendo a las grandes empresas porque son tractoras de las pequeñas y medianas empresas.

¿Cómo ha influido el proceso independentista en la economía catalana y barcelonesa?
El hecho de que se hayan marchado muchas empresas no es positivo. Que haya incerteza política crea, en el mejor de los casos, una situación de standby para los inversores internacionales, que pueden irse a otros lugares. No nos podemos permitir el lujo de que la gente piense que podemos estar un minuto fuera de Europa.

¿Va camino de solucionarse?
No soy político, pero la sociedad civil debe exigir estabilidad política, jurídica y fiscal.

¿Cree que Barcelona ha perdido en los últimos meses impulso económico y prestigio internacional?
No lo sé, pero por lo que dicen algunos sectores específicos, como el comercio o el turismo, ha habido una disminución importante de ingresos. Se deben tomar medidas para que se vislumbre que habrá estabilidad a largo plazo. Somos lo que somos y seremos lo que seremos, pero debe quedar claro. De lo contrario, la gente tiene dudas sobre qué consecuencias pueden tener sus inversiones. Pero hay otro tema, y es que en Cataluña tenemos una presión fiscal muy elevada.

La digitalización es una de las claves en el programa de Tusquets / LENA PRIETO
La digitalización es una de las claves en el programa de Tusquets / LENA PRIETO

¿Cuáles son las principales propuestas de su candidatura?
Primero, tener a todo el empresariado detrás para que sepan qué hace la Cambra. Si no, no tienes fuerza. Teóricamente tienes fuerza con el aeropuerto, el puerto, la Fira, la Zona Franca, Turismo Barcelona, Barcelona Centre de Disseny, etc. Pero sin tener a la gente detrás, no se tiene fuerza. Segunda, trabajar en diferentes áreas, de arriba abajo, cubriendo todos los sectores, comunicación, infraestructuras, fiscalidad, formación, digitalización, internacionalización, y de abajo arriba, de forma sectorial, ya que no son los mismos problemas los del sector del textil o del de las peluquerías. En nuestra candidatura hay gente que conoce bien su sector, que sabe dónde van y cuáles son sus intereses y necesidades.

Usted propone la creación de la Cambra Jove. ¿Cuál sería su funcionamiento?
Los jóvenes no tienen tiempo para dedicarlo a la vida social, y menos para dedicar 3 o 4 meses a hacer elecciones. Tenemos un grupo importante de empresarios jóvenes que quieren participar en lo que ha de ser un cambio en la Cambra. Nuestra idea es crear una Cambra Jove que sea capaz de trasladar al pleno sus dudas y realidades. Eso hace que empiecen a entrenarse para pasar a formar parte del pleno. Otra novedad que propongo es que la sociedad civil se involucre para la organización de unos nuevos Juegos Olímpicos en 2030. Los del 1992 se ganaron porque la sociedad civil estuvo detrás y creo que ahora la Cambra se debe implicar.

¿Por qué tanta discusión con el voto electrónico?
Creo que todo el voto debe tener una garantía de que sea seguro. Hay que evitar que haya suplantación de personalidad, que no vota un gestor sin el permiso específico del empresario. Los gestores administrativos tiene firma electrónica de muchas empresas pequeñas y medianas. Y la Pimec, también. Y el decreto que ha hecho la Generalitat permite que quien tiene firma electrónica puede votar. Pero sin una delegación y aprobación específica no se debería permitir. Esto se debería arreglar antes de que empiece a haber impugnaciones.

Esto quiere decir que existe una posibilidad real de que el resultado de las elecciones acabe en los tribunales...
Estoy convencido de que acabará judicializado si no hay antes una solución. Una manera muy simple es que haya una confirmación vía SMS por parte del empresario de que ha votado realmente a ese candidato.

¿Usted cree que la candidatura de Crous actúa de manera correcta?
Hay algunos ataques personales que no sé a qué responden. No veo correcto que hagan falsos testimonios. Quien quiere ser presidente de la Cambra debe tener cierto nivel de señorío. Y ni creo que sea correcto insultar o dejar falsas noticias de otras candidaturas.